Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El sujeto pichoniano. de Leandro Maggio

Publicado por Leandro Maggio activado 9 Diciembre 2014

El sujeto pichoniano.  de Leandro Maggio

El sujeto pichoniano y su aporte al campo

de la salud mental actual (1)

Leandro Maggio (2)

Resumen

El objetivo de este trabajo surge a partir del planteo de algunos interrogantes: ¿Cómo se caracteriza el sujeto de la teoría de Enrique Pichon-Rivière? y ¿Qué aportes posibilita dicha noción dentro del campo de la salud mental en la actualidad? Ambas preguntas tienen la intención de realizar una apertura reflexiva a las actuales problemáticas en el campo de la salud mental. Se considera aquí que el sujeto, entendido como objeto de estudio, en la teoría del vínculo de Pichon-Rivière representaría un salto cualitativo dentro del campo de la salud mental al entender al ser humano como sujeto de necesidades que logra su satisfacción socialmente.

1. La emergencia de un pensamiento nuevo

Enrique Pichon-Rivière (1907-1977) fue un reconocido psiquiatra y psicoanalista de gran influencia en Argentina. Si bien fue fundador de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y se reconoció psicoanalista hasta el fin de sus días, a partir de mediados de la década del ‟50, comienza a desprenderse de esa visión de la psiquiatría Argentina de su época, basada principalmente en un freudismo ortodoxo fuertemente institucionalizado y cerrado, y un kleinismo imperante que, si bien fue fundamental para la construcción de su noción de vínculo, sólo consideraba el “mundo interno”.

De este modo es que, interpelando al psicoanálisis ortodoxo, comenzaba una revolución de su pensamiento que se enmarcaría dentro de una “psiquiatría vincular”, que luego será “psiquiatría y psicología social”. Era una gran transformación desde un psicoanálisis abstracto e introspectivo, a la comprensión del ser humano como configurándose en una relación vincular, dialéctica y concreta; pensando al hombre en relación con el contexto socio-histórico en el que emerge. Era una perspectiva totalizante sobre el ser humano debido a que tomaba aportes de una gran variedad de teorías: principalmente la Gestalt y teoría de campo de Kurt Lewin, la psicología social de George H. Mead y la teoría del materialismo dialéctico de K. Marx y V. Lenin (cfr. Fabris, 2007: 201-213).

Este proceso de transformación e irrupción, que fue emergiendo a partir de un contexto socio-político argentino de gran conflictividad y con fuertes cambios socio-históricos a partir del golpe de Estado de 1956, tuvo raíces profundas en su pensamiento. Comenzaría allí un período de desinstitucionalización de la APA por parte de Pichon-Rivière pero que, a su vez, creaba el Instituto Argentino de Estudios Sociales (IADES) en el que seguirá trabajando desde su novedosa perspectiva teórica (Fabris, 2007, p. 206).

2. La construcción del “sujeto pichoniano”

Este nuevo pensamiento con el que irrumpe el autor está cargado de una gran cantidad de nuevos conceptos que, se considera aquí, invierten la concepción epistemológica de la psicología con la que venía trabajando hasta ese momento. Es interesante como, desde el comienzo de su libro la “teoría del vínculo”, toma una fuerte posición a favor de una concepción del hombre en relación concreta con el mundo: “Para construir una teoría de la enfermedad psíquica necesitamos la referencia permanente del hombre en su contexto real y exterior” (Pichon-Rivière, 1956-7, p. 22).

Por ello, dirá que el material de trabajo, aquello en lo que se debe prestar especial atención, es el modo y la estructura en que se relaciona el sujeto con el mundo, que es particular para cada caso y para cada momento; es decir, la modalidad vincular sujeto-mundo (Pichon-Rivière, 1956-7, p. 22). Para comprender este modo de interacción, este campo relacional sujeto-mundo, Pichon-Rivière utilizará el concepto de “espiral dialéctica” basándose en los postulados de la teoría marxista (cfr. Maggio, 2012). En este sentido, comienza a describir las diferentes estructuras patológicas desde ésta noción de vínculo y a partir de tres dimensiones básicas: el individuo, el grupo y las instituciones o sociedad.

Esta visión da lugar a un cambio de perspectiva muy interesante en donde considerará que el enfermo es “un representante de una estructura tanto individual como familiar, y en la medida en que se conozca esa estructura, ambos aspectos podrán manejarse como dos partes de la misma” (Pichon- Rivière, 1956-7, p. 27). Dependiendo de la modalidad vincular sujeto-mundo y el interjuego con las dimensiones básicas es que emerge el individuo como tal. De aquí que, como se puede observar en la teoría de Pichon-Rivière, Casetta y Minhot sostendrán que: “los vínculos son el elemento a priori que permiten las yuxtaposiciones, las vecindades, los alejamientos, y esos posicionamientos relacionales son los que determinan los rasgos, las propiedades de los objetos (…) Cualquier “algo” o substancia o individuo considerado de modo aislado, fuera de las redes de conexión es una abstracción vacía” (Casetta y Minhot, 2008, pp. 149-150).

Es decir, las características y propiedades del individuo son el resultado de las posiciones que ocupe en el campo relacional sujeto-mundo. Es por eso que Pichon buscaba alejarse de la mirada psicoanalítica reduccionista y abstracta que solo consideraba los contenidos representacionales inconscientes, entendidos como “substancias” esenciales a priori y como motores del comportamiento. En este sentido, hay un fuerte giro epistemológico en la comprensión del hombre como ser relacional: una ontología relacional sustentada en la interacción dialéctica individuo-sociedad.

Otra cuestión importante resultante de esta nueva visión es que considera al sujeto ya no como ser deseante, sino como sujeto de necesidad: atravesado por el interjuego entre la necesidad emergente, como resultado de la interacción constante con el medio, y la satisfacción de la misma (cfr. Pichon-Rivière, Pampliega de Quiroga, 1985: 9 y ss.). Es decir, estamos frente a un sujeto politizado y constituido en el orden social, en el espacio y tiempo de la cotidianeidad y en continua transformación dialéctica a través de su vinculación con el mundo externo concreto; entendiendo que el motor de dicha vinculación es la necesidad.

3. El aporte de Enrique Pichon-Rivière a las problemáticas actuales en el campo de la salud mental

Hasta el momento se pudo ir desarrollando las bases que sustentan la comprensión del sujeto de la teoría del vínculo de Enrique Pichon-Rivière y, se visualizó también, la transformación que produjo dentro de la psiquiatría y el psicoanálisis imperante en la Argentina de su época. Sin embargo, se pretende hacer hincapié aquí al planteo actual que vienen realizando varios autores3 sobre la necesidad de repensar la psicología y la salud mental desde una epistemología que contemple modelos complejos y que considere como fundamental el trabajo inter o multidisciplinar, con el objetivo de permitir el estudio del ser humano como totalidad y evitando así modelos reduccionistas.

Galende (1997), viene advirtiendo de que no se puede hablar más de “enfermedad” como categoría médica para comprender el sufrimiento mental ya que resulta necesario tomar otros factores intervinientes que proporcionan otras disciplinas, como ser las relaciones familiares, grupales y sociales en un sentido amplio. Afirmará que “el objeto de la Salud Mental no es de un modo exclusivo el individuo o los conjuntos sociales, sino las relaciones que permiten pensar conjuntamente al individuo y a su comunidad” (Galende, 1997, p. 31). Se plantea, desde la práctica médica, la necesidad de generar modelos complejos y amplios para estudiar a los individuos y sus condiciones de existencia con el fin de evitar la marginalidad y la estigmatización social.

También Bleichmar (1998) reflexiona sobre esta situación y llamará la atención sobre la necesidad de modificar los modelos simplificantes actuales de comprensión del hombre. Sostiene dicho autor que sólo se lograría superando los obstáculos afectivos que se oponen al pensamiento complejo.

Se considera también en este trabajo que la comprensión de la salud mental a partir de modelos complejos es imprescindible para entender las constantes transformaciones de los padecimientos mentales que se encuentran íntimamente vinculados con el modo de vida y producción actual. Es por ello que el pensamiento de Pichon-Rivière toma fuerza en la actualidad debido a que permite comprender el interjuego constante del hombre con su medio como generador de subjetividad y, por ende, de la relación entre gratificación y sufrimiento. Sostendrá el autor que las nociones de “sano” y “enfermo”, lo “normal” y “patológico” son construcciones ambiguas debido a la ocultación ideológica por parte del aparato de dominación. Estos criterios de salud y enfermedad remiten a sus condiciones de producción que son socio-históricas. Por ello, sustituirá los términos salud y enfermedad por adaptación activa o pasiva a la realidad, respectivamente.

El término adaptación remite a la adecuación o inadecuación de la respuesta del sujeto a las exigencias del medio; de ahí que la adaptación activa se enmarcaría dentro de la salud ya que el concepto “se identifica con el aprendizaje, al que se define como apropiación instrumental de la realidad para transformarla” (Pichon-Riviere, 1974, p. 7), mientras que la adaptación pasiva se enmarcaría dentro de la enfermedad ya que supone una forma de relación del sujeto consigo mismo y con el mundo, acrítica, ilusoria, estereotipada y alienante. Pichon-Rivière dirá en 1974, sobre las instituciones de salud mental y las estructuras asistenciales, que es fundamental partir de la elaboración de un criterio de salud para generar una praxis transformadora de sí mismo, de los pacientes y del medio.

De allí que toma el concepto de ECRO (Esquema conceptual, referencial y operativo) como modelo - instrumento de realimentación continua entre teoría y práctica en donde, “según un proceso dialéctico, cada „a posteriori‟ de una situación dada, se convierte en el „a priori‟ de una situación nueva según el modelo de tesis, antítesis y síntesis” (Pichon- Rivière, 1970, p. 217); es decir que, el ECRO, es un “conjunto organizado de conceptos universales que permiten una aproximación adecuada al objeto particular” (Pichon-Rivière, 1970, p. 215). Dicho concepto será la base metodológica y epistemológica que utilizará para abordar el sujeto, entendido a través del trabajo interdisciplinario como medio imprescindible para comprender, cada vez en mayor profundidad, la realidad compleja y cambiante.

4. Conclusión

El aporte esencial del sujeto pichoniano para el campo de la salud mental se debe a la inversión del punto de vista de que las ciencias puedan comprender al sujeto aislado del contexto socio-histórico en el que se encuentra. Pichon-Rivière, al poner el centro de atención en el vínculo como generador del sujeto y, entendiendo que el sujeto es social, concreto y con la capacidad de transformar su medio a la vez que es transformado por éste, desplaza las visiones reduccionistas y simplificantes imperantes en el campo de la salud mental actual que estudian al sujeto aislado de sus condiciones de producción y que, además, invisibilizan la posibilidad de transformación, mediante la conciencia crítica, tanto del medio como del sujeto de acuerdo a las necesidades concretas de éste último.

Notas.-

1.- Artículo publicado en el Congreso Mundial de Salud Mental 2013. Buenos Aires, Argentina.

2.- Graduando en Psicología. Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba, Argentina.

Email: leanmaggio@gmail.com

3.- Alguno de ellos son Galende (1997), Bleichmar (1998), Munné (2004), Fernández Liria (2008), Berra y Burijovich (2011), Vainer (2012).

Bibliografía

Bleichmar, H. (1998). Avances en Psicoterapia Analítica. Apéndice B Para un psicoanálisis del porqué de la adhesión a modelos reduccionistas. Editorial Paidós.

Casetta, G y Minhot, L. (2008). “Ontología y la dicotomía individuo-sociedad”. En Agüero, G; Urtubey, L. y Vera Murúa, D. (editores literarios) Conceptos, creencias y racionalidad. Ed. Brujas. Córdoba. Pp. 149-155.

Fabris, F. (2007). Pichon Rivière, un viajero de mil mundos: génesis e irrupción de un pensamiento nuevo. Buenos Aires: Ed. Polemos.

Galende, E. (1992) Psicoanálisis y salud mental: Para una crítica de la razón psiquiátrica. Buenos Aires: Editorial Paidós.

Galende, E. (1997). De un horizonte incierto. Psicoanálisis y salud mental en la sociedad actual. Buenos Aires: Editorial Paidós.

Maggio, L. (2012). Espiral dialéctica: concepto central como ontología relacional en la teoría de Pichon-Rivière. San Luis. Kairos: Revista de temas sociales, Nº 29.

Pichon-Rivière, E. (1956-57). Teoría del vínculo. Buenos Aires: Nueva visión.

Pichon-Rivière, E (1946a) El concepto de ECRO. En Pichon-Rivière, E. (1977) La psiquiatría una nueva problemática. Del psicoanálisis a la psicología social (tomo II) (pp. 215-220), Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión.

Pichon-Rivière, E. (1974) Instituciones de salud mental en Argentina. Revista Los libros. Para una crítica política de la cultura Nº 34.

Pichon-Rivière, E. y Pampliega de Quiroga, A. (1985). Psicología de la vida cotidiana. Buenos Aires: Nueva visión.

El sujeto pichoniano.  de Leandro Maggio

Comentar este post