Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Condiciones actuales de producción de subjetividad. Por Raquél Bozzolo.

Publicado por Raquel Bozzolo. activado 20 Octubre 2015

Condiciones actuales de producción

de subjetividad.

Raquel Bozzolo.

1.- Estamos convocados bajo un sintagma que menciona tres términos: “condiciones”, “producción” y “subjetividad”… En un texto algo apresurado que mandé para el libro del congreso, empecé tomando algunas de las condiciones actuales de existencia…

Como conozco a los colegas con quienes comparto esta mesa, sé que van a trabajar con excelencia la forma en que las condiciones actuales de existencia afectan nuestra clínica. Por mi parte intentaré focalizar mi atención en lo que denominamos producción de subjetividad…

En una de las actividades del pre-congreso que hicimos en la AAPPG, un experimentado colega preguntó un tanto alterado: ¿me pueden explicar que significa producción de subjetividad?… varios colegas me miraron como diciendo explicá… me invadió entonces la vivencia de una total inutilidad de una explicación… con la que todavía cargo. Tengo la convicción que el colega experimentaba un hartazgo, que comparto, con la circulación sin significación de estos términos… (Esta circulación lenguajera de vocablos que no producen significación es harto frecuente en las actuales condiciones de existencia, donde la ecuación velocidad-significación es inversa). Se producía al mismo tiempo otra interrogación: ¿Para qué nos sirve hablar de producción de subjetividad? ¿Qué agrega a lo que ya sabíamos como psicoanalistas?

El sustantivo subjetividad concita la atención, tanto en la interrogación del colega como en el título del panel. Sustantivar un proceso, un movimiento, implica siempre el riesgo de sustancializar la subjetividad, es decir aludir otra vez a una sustancia y no a un acto.

En el breve tiempo que dispongo abordaré dos aspectos:

  • los obstáculos para pensar la producción de subjetividad es decir las lógicas que se requieren para pensarla
  • los posibles que inaugura y las intervenciones que habilita, es decir la justificación del nombre

2.- Lógicas Sólo se puede pensar la producción de subjetividad, en un recorrido práctico, que intervenga sobre las subjetividades con que se inició la marcha. Pensar la producción de subjetividad, requiere hacer un recorrido juntos… y luego hacer una vuelta reflexiva, un pliegue que recoja las afectaciones que se experimentaron y las organice, para reconstruir genealógicamente cómo se armó la máquina que produjo y está produciendo esas y estas subjetividades, esos y estos modos del habitar.

Podríamos decir: Consideramos que la “producción de subjetividad” es esto que hacemos, se hace y nos hace, esas múltiples operaciones que realizamos para habitar una situación. ¿Alcanza con decir esto? No soy optimista con respecto a ello…

Hay un viejo chiste que cuenta que Einstein está en una fiesta y una señora lo inquiere una y mil veces para que le explique qué es su teoría de la relatividad… Luego de varias explicaciones, cada vez más sencillas, la señora exclama: ahora entendí lo que es la relatividad! Einstein le informa entonces que eso que ella entendió no tiene mucho que ver con la teoría de la relatividad…

3.- Probemos de otra manera:

Ello funciona en todas partes, bien sin parar, bien discontinuo. Ello respira, ello se calienta, ello come. Ello caga, ello besa. Qué error haber dicho ”el” ello. En todas partes máquinas, y no metafóricamente: máquinas de máquinas, con sus acoplamientos, sus conexiones. Una máquina órgano empalma con una máquina fuente, una de ellas emite un flujo que la otra corta. El seno es una máquina que produce leche, y la boca, una máquina acoplada a aquélla…

Así comienzan Deleuze y Guattari el Anti-edipo, realizando un acto de provocación, una ruptura con las formas del pensamiento heredado, en términos de Castoriadis, que nos aprisiona. Leerlo suele producir rechazo por incomprensión o fascinación estética, pero no explica.

Este año al volver a leerlo con mis jóvenes compañeros de la cátedra de la Universidad de La Plata sentí que lo leía por primera vez…compartía la necesidad de esa lengua y no intentaba traducirla. Pero esa lectura era una pausa en un recorrido práctico y eso… ¿lo podremos hacer aquí?

4.-Como verán tengo (tenemos) un problema: declaro por un lado no poder explicar una noción sin que se intervengan las formas instituidas de habitar el mundo y de pensarnos en él, pero a la vez acepto hablar en un panel y traigo hasta un cuadro explicativo. Estoy convencida que no se trata ya de agregar un término al diccionario de configuraciones vinculares…, que no se trata de inscribir la subjetividad en una serie de términos, de los que podemos dar cuenta de su significado.

Se trata de interrumpir un modo del pensar que detiene el movimiento, que sustancializa, que captura y parcializa. Es necesario sustraerse, para escaparle a las formas en que nuestro lenguaje nos hace pensar, quedarse sin palabras… y sobre todo estar disponibles, a dejarnos producir y a producirnos de manera tal que se disuelvan en nuestra reflexiones toda categoría que consolidaba identidades, cortaba flujos… quizás entonces no haya para nosotros individuo y sociedad, psique y macrocontexto, objeto y movimiento.

Esta semana una psicóloga de La Plata en un seminario…dijo… es como cuando bailo, entonces no percibo mi cuerpo que se mueve, porque “soy el movimiento…”

Elijo entonces enfatizar la producción de subjetividad y no de la noción de subjetividad, porque no hay, no existe “la” subjetividad… (Retomo una formulación provocadora de Armando Bauleo, que marcó mis inicios en la psicología)

¿Qué hay si no hay “la” subjetividad? Hay cuerpos, hay afectaciones de los cuerpos, hay intensidades de diverso grado hay facticidades y significaciones (pocas, pero las hay)… Seguramente hay más recorridos singulares que los que hemos podido registrar.

Pensar en producción y no en subjetividad requiere una lógica con verbos; porque estamos aludiendo a un movimiento, a un hacer maquínico, a una multiplicidad de operaciones que tal como decía, Ignacio Lewkowicz, llamamos subjetividad. Esta subjetividad-acto va constituyendo la forma en que un humano tolera una situación, habita un dispositivo o hace ser un mundo… Pero al mismo tiempo estas operaciones lo constituyen como humano. Pensar con verbos, para lograr pensar esos movimientos, esos devenires… usar adjetivos para consignar los modos… Es todo una compleja apuesta… No sé mucho de lingüística, pero me veo forzada a estas modalidades semánticas, para pensar con otra lógica, para inventar otra lengua, que permita alojar lo que nuestras herramientas de pensamiento no logran abordar sin forzamientos.

5.- Los psicólogos, los psicoanalistas, los psicodramatistas, es decir la población “Psi”, hemos sido los señores de la subjetividad cuando ésta aludía a lo opuesto a la objetividad….Nos hemos formado y deformado con teorizaciones donde la subjetividad de la que hablamos y con la que pensamos y operamos era siempre individuada… Así surge el sujeto psíquico, el sujeto social, el sujeto del grupo, etc. Ese sujeto designa un punto de voluntad, de acción, de intención, de deseo. Es desde esta concepción de sujeto que afirmamos que nuestras prácticas Psi contribuyen a una subjetivación… pero ésta no es la única subjetivación posible en las condiciones actuales, y quizás ni siquiera es la mejor forma de habitar el hoy.

Pablo Hupert, un joven historiador con el que he intercambiado textos y experiencias, luego de la diáspora que a algunos de nosotros nos sumió la muerte de Ignacio Lewkowicz, plantea: que si pensamos a las subjetividades como modos de organización del sentido, y como las operaciones prácticas por las que se conectan hombres y cosas, los hombres con los otros, lo otro, podemos afirmar que en algún tiempo existía un acople entre sujeto y subjetividad.

“En la antigüedad, ese acople funcionaba al modo de una sutura, el sujeto y la subjetividad eran uno… La modernidad inauguró un pensar acerca de un sujeto que se desujetaba de la subjetividad de la época.

Surgieron prácticas políticas revolucionarias, psicoanalíticas, artísticas y científicas… el sujeto sujetado a la subjetividad epocal no era un sujeto plenamente consistente. Según el recorrido, esta inconsistencia se pensó como vacío, inconsciente, punto ciego, síntoma, lucha de clases, sujeto barrado, falta, falla, exceso, plus. No eran sinónimos, eran diferentes sesgos, cada uno con su utilidad y su énfasis propios, pero eran cooperadores en un problema común a todo sujeto que se afirmara autónomamente: el de pensar cómo un sujeto podía deslindarse de una subjetividad sin que eso fuera un retorno a la pura animalidad. Esas subjetivaciones producían un sujeto sin sujeciones, o al menos con un punto de afirmación propia, autónoma”.[1]

¿Qué ocurre ahora? Hemos aprendido que hay procesos de desubjetivación y de subjetivación diversos…

Pero por la calle no circulan sólo sujetos y sujetos desubjetivados, como dice Pablo: No todo lo que hoy camina es sujeto: también los chabones yiran porái.

Me pregunto qué acople maquínico, qué dispositivo los produce hoy como chabones, y para ello pienso esas subjetividades como actos y operaciones, toda una “producción de si” y no como el producto de un proceso. Nuestro problema no es si hay o no sujetos, sino ¿qué los produce como tales? ¿es posible hacer advenir sujeto en esas mismas prácticas, en esos mismos dispositivos?

Durante mucho tiempo se entronizó un modo universal del sujeto y se lo pensó como lo sustancial del ser humano, hoy sabemos que estas formas fueron y están siendo producidas en unas condiciones especificas de existencia, en un modo de funcionamiento del socius. La conciencia, el lenguaje, el deseo, lo social, ocuparon el lugar de lo que los hace ser humanos.

Se suele comparar psiquismo y subjetividad… Distribuir territorios: lo psíquico y lo subjetivo, lo estructural y lo histórico constituye una rémora de una lógica que nos resulta el principal obstáculo para pensar en actos, movimientos devenires. Hoy, las condiciones alteradas del socius, nos otorgan la oportunidad de pensar la relación entre condiciones y acontecimientos, y de diagramar e inventar los dispositivos y procedimientos que intervengan en lo que hay.

6.- Historia y estructura ha sido en ocasiones una tensión productiva, pero formulada en esa repartición territorial paraliza el pensamiento y lleva a un rejunte ecléctico que no piensa… Las condiciones mutan, ya sea por las transformaciones de los modos de funcionamiento del socius, o por la invención de dispositivos de trabajo, que dispone ciertas condiciones.

Acá atrás ven ustedes un cuadro, que es lo más alejado de un movimiento: es solamente una distribución transitoria en un espacio de conceptos nociones. Un mapa permite ver los accidentes de un territorio, y quizás posibilita un recorrido por los lugares fijados en él, no permite, motiva ni inventa recorridos… pero esto es un panel y éste es un solo esquema, con todas las traiciones de ese lenguaje.

No intento enlazar períodos y subjetividades instituidas sino modos de producción de subjetividades de acuerdo a dispositivos prácticos, tecnologías, procedimientos que es posible pensar como predominantes en algunas situaciones históricas, y producen maquínicamente a sus habitantes.

Como se puede ver, en estos tiempos posmodernos se superponen tecnologías diversas; a las tecnologías disciplinarias y de soberanía que subsisten se suman formas inéditas de captura del acontecimiento, que van realizando una modulación de las conductas, produciendo formas del existir que nos resultan inesperadas aunque en ocasiones estén habitando nuestros propios cuerpos.

7.- Justificación Pensar en estos términos la producción de subjetividad permite alojar aquello que la operación moderna dejaba en sombra y que hoy se presenta ante nuestra perplejidad. ¿Cuál es el plus que agrega pensar de esta manera la producción de subjetividad? ¿Qué posibles inaugura? ¿Cuándo se nos torna imprescindible?

Cuando lo que adviene es un chabón y no un sujeto alienado, ni como se suele llamar “un sujeto desubjetivándose”, cuando lo que se presenta no condice con nuestra concepciones ni registros, cuando lo que hacemos no interviene y pasa de largo como si no marcara una consistencia… que suponemos. Es decir, cuando se nos presentan una multiplicidad de formas de habitar el mundo que no se incluyen en la noción de subjetividad que teníamos y que estaba implícita en nuestra formación como “psi”, o en nuestra constitución como ciudadanos, allí se nos torna imprescindible elucidar críticamente…, pero para ello ya algo del recorrido práctico ha comenzado a intervenirnos.

Estas formas de habitar el mundo pueden presentarse en ocasión de un suceso o de un dispositivo diseñado para ello. Un ejemplo de lo primero fue Cromagnón, que nos convocó con algunos de los presentes a una tramitación singular en la que nos topamos inesperadamente con formas de ser en el mundo que interpelaron nuestros saberes y por lo tanto nos obligaron a pensar en lugar de aplicar nuestros saberes. En un principio no podíamos menos que pensar a los pibes que prendieron las bengalas como perversos que desmentían… pero algo no cerraba en ese planteo y fue necesario preguntarse si nos encontrábamos con la organización subjetiva con la que creíamos encontrarnos… o había otra composición, otro anudamiento desconocido de afectaciones, deseos y acciones, otra subjetividad… que nos resultaba no sólo distinto sino extranjero y hasta ajeno. Fue necesario diseñar un dispositivo que nos posicionaba como afectados por el suceso trágico no como profesionales al margen, brindando un servicio… y allí se pudo presentar lo que nos dejaba perplejos y nos obligaba a pensar y pensarnos.

No siempre esto ocurre; en ocasiones estas formas desconocidas de habitar el mundo están ausentes, y es porque el dispositivo en el que se están convocando acota los posibles… Ya desde hace muchos años Michel Foucault trabajó la continuidad de los dispositivos psicoanalíticos y la confesión religiosa… en la producción de si del hombre de la modernidad que se interrogaba sobre sus acciones. Le doy enorme importancia al armado de dispositivos que conciten, inviten a la presentación de aquello que nos sorprende, conmociona e incluso puede dejarnos impotentes si no abandonamos posiciones subjetivas y procedimientos que han devenido inútiles. Se torna imprescindible entonces intervenir sobre las condiciones en que se producen las subjetividades que mueven-producen-habitan nuestros cuerpos, nuestras formas de estar allí.

8.- Desde hace unos años estoy realizando una experiencia que me ha permitido dar cuenta de algunas de las operaciones que -sobre todo- realizan los jóvenes para habitar la universidad. En un principio nos sentíamos extraños, extranjeros a las operaciones más frecuentes que juzgábamos como cínicas, pragmáticas o como una variante de la subjetividad consumidora a la que llamamos gestionaria. Aprendimos comenzando por interrumpir los clásicos dispositivos docentes, interviniendo desde nuestras propias afectaciones en dispositivos experienciarios.

Fuimos realizando una experiencia a partir de interrumpir, bloquear algunos de los mecanismos que nos producían, tanto a los docentes como a los estudiantes con una subjetividad empobrecida, de baja intensidad, y de gran capacidad para lograr habitar ese dispositivo expendedor de títulos universitarios. Pudimos registrar positivamente las sustracciones necesarias para evitar el contagio que se temía al entrar en contacto vivo con los otros. Entender estos procesos inmunitarios (Roberto Espósito así los denomina) como protección negativa de la vida, como forma biopolítica actual nos está acercando a estas formas subjetivas que rechazábamos entendiéndolas sólo negativamente porque nos se sumaban a nuestras generosas invitaciones a “pensar con nosotros”.

La amenaza que se experimenta en ciertos dispositivos que reúnen obligatoriamente a los cuerpos, requiere de oficio y sensibilidad para intervenir y disponibilidad para devenir. Espero haber podido trasmitir algo, (creo haber dejado claro), lo oscuro que es explicar lo que debería ser hecho, transitado para poder ser pensado.

2008

[1] Pablo Hupert. “Sujeto sin subjetividad. Deslindes contemporáneos” en www.pablohupert.com.ar

Comentar este post