Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Grupo de formacion profesional a nivel universitario.

Publicado por Adriana Franzi e Irene Socolovsky activado 20 Septiembre 2020

Grupo de formacion profesional a nivel universitario.

Grupo de formación personal  a nivel universitario
 


Adriana Franzi de Bricchetto
Irene N. de Socolovsky (2000)

 

Tratar de construir una carrera de Psicología, en una Universidad Argentina en la actualidad, es tarea compleja y requiere elevadas cuotas de paciencia y por qué, no de muchísimas utopías tratando de concretizarse. Pensar en procesos de aprendizaje, superando la dicotomía teóricos y prácticos tal como exige el Ministerio de Educación, más difícil todavía.

Primera sorpresa, no hay casillero en los formularios oficiales, donde se pueda explicitar que se va a trabajar con la modalidad de talleres, privilegiando el trabajo grupal. Segundo problema, no se van a constituir mesas de exámenes, aclaramos, que se va a evaluar el proceso en forma permanente realizando trabajos de investigación, monografías, coloquios. (El Ministerio de Educación exige dos notas de parciales y una nota final).  La calificación numérica la fija cada Universidad, 6 o 7 puntos. Por lo menos tenemos libertad para las formas de acreditación. Siguiente problema, ésta carrera de psicología tiene en su currícula un "grupo de formación", dónde ubicarlo, ya que es obligatorio durante los 4 años de la licenciatura y va a promoverse sólo con la asistencia y participación (se lo remite a posterioridad junto con un taller de la palabra y las explicaciones correspondientes por decisión de la Universidad, aclarando las horas acreditadas).

Todo lo que para los grupalistas es obvio y común, no tiene lugar en las estructuras oficiales de la educación superior. Donald Winnicott nos guía con dos frases: "Frente a la psicopatología de la desesperanza y el desamparo moral está la creatividad, sin ella hay supervivencia, no hay existencia"; y otra que expresa" Una teoría única es fantasma de omnipotencia".

Objetivos del grupo de formación

En el trabajo cotidiano, la jornada universitaria da muchas oportunidades de vivir conflictos e intentar resolverlos. Para pensar, analizar, y compartir todas las experiencias generadas en el aprender y enseñar, creamos este tipo de grupos.

La práctica psicológica implica posicionarse como continente y lector de significado, saber escuchar y observar, poder identificarse con situaciones del otro, sin confundirlas con las propias, saber preguntarse sobre otros significados y reflexionar, poder construir hipótesis sobre diferentes situaciones, poder compartir con los demás e incorporar diversos puntos de vista, ser capaz de crear con los otros vínculos trabajados en la propia relación, así como poder diferenciarse de los fenómenos de las instituciones donde se los haya convocado. En éste grupo se trata de crear y construir un espacio de reflexión acerca de todo el proceso de aprendizaje, las fantasías y conflictos que genera el estudio y la realización posterior del ejercicio profesional. Implica el tutoreo de cada uno de los estudiantes, así como su evolución.

Dispositivo grupal

El grupo se reúne una vez por semana, durante una hora y media. Se utilizan los últimos 10 minutos para la lectura de la observación. Trabajamos en co-coordinación, y los alumnos se rotan para hacer la tarea de observadores participantes. En la consigna se explicita, que es un espacio donde la temática tiene que ver con:

  1. todas las situaciones facilitadoras u obstaculizadoras del proceso de enseñanza aprendizaje.
  2. las relaciones dentro del grupo, con los profesores, directivos y con la institución en la cual trabajamos.
  3. fantasías y perspectivas con respecto al futuro ejercicio del rol profesional.
  4. no se trataran otro tipo de problemas que estén relacionados con la vida personal de los integrantes. No es un grupo terapéutico (aunque como dice D.M. Turquet "los efectos terapéuticos son un feliz subproducto".
  5. se comparte información con respecto al funcionamiento de la carrera, y se intercambian opiniones también con respecto a los aspectos formales, tales como evaluaciones, salidas de campo, metodologías pedagógicas, etc., constituyendo una estructura democrática de comunicación.

Contexto y composición del grupo

Son 19 alumnos que cursan el 4º de la carrera de Psicología, hay heterogeneidad de edades (algunas personas mayores y otros jóvenes). Provienen de una Universidad que tuvo que dejar de funcionar por problemas económicos. Todas las personas que estaban cursando, se distribuyeron entre distintas instituciones, cada una de las cuales fijo un plan de equivalencias que ellos conocieron antes de decidir donde ingresar.

No se integraron a otro grupo de esta carrera porque no existen, ya que se iniciaron las actividades en abril de este año Presentaban situaciones académicas diversas, tenían materias que habían cursado sin rendir finales, en estos casos se les pidió trabajos de investigación y coloquios. Dos alumnos, no habían cursado algunas materias para las cuales se les pusieron tutores, que trabajan con ellos en forma individual durante todo el año. Asisten a clases de lunes a viernes de 8 a 12 y 30 horas. Provienen de grupos de diferentes turnos, mañana y noche

Desarrollo del proceso grupal.

La perdida de la institución a la que pertenecían, provoca sentimientos de estar inmersos en una profunda crisis, una ruptura, con vivencias de extrañamiento, angustia, temor, desconfianza, Se sienten desprotegidos y desamparados, "heridos", defraudados. El clima es de máxima tensión. La situación anterior es idealizada, la actual sirve de pantalla proyectiva para todos los aspectos negativos. Comienzan a señalarse diferencias: los mayores y los más jóvenes, la religiosidad y el laicismo de esta Universidad, las diferencias edilicias (no hay protección, solo la custodia interna)

Fastidio, solo quieren recibirse e irse. El dolor es intenso pero todavía no puede expresarse de otra manera. El miedo hacia esta situación desconocida, hace que defensivamente sea vivida como desvalorizada y descalificada. Hay un intento de reproducir el modelo anterior, seria tranquilizante traer aquí los mismos profesores y programas. Están sentados en círculo, estamos trabajando con lo que la escuela inglesa llama grupos medianos.

El Dr. P. De Maré dice que "aplicar los principios de psicoanálisis y del análisis de grupos pequeños al grupo más amplio es similar a "jugar al ludo en un tablero de ajedrez, el diálogo constituye un proceso transformador que otorga comprensión y significado, mientras que a otro nivel se van resolviendo conflictos profundos. Estamos luchando con el diálogo, no solo respondiendo a las presiones del principio de realidad y de placer, sino estableciendo un tercer principio, el de significado, cuando aprendemos a comprendernos a nosotros mismos como comunidad".

El clima es de frialdad, donde prevalecen los intereses personales, surge el temor a la irrupción del odio que sienten entre ellos, éste aparece depositado en la institución, materias y profesores. Recordamos aquellas frases de Winnicott, acerca de que los adultos tenemos que soportar el ser simbólicamente matados, mostrar que seguimos viviendo y constituirnos en facilitadores de procesos de crecimiento y autonomía. Ante una insoportable vivencia de desamparo, se produce un acting out que requiere restitución y elaboración dentro del grupo. Kaes dice que el reemplazo psíquico que asegura la continuidad del adentro, depende del reemplazo psicosocial que desde afuera establece la función del contenedor y la matriz grupal de la identidad. El sostenimiento del dispositivo permite el pasaje a la simbolización.

De Mare sostiene, que aprender a dialogar implica frustración y ello genera odio que a su vez constituye el fundamento de la energía mental, endo-psíquica y del yo. El mismo autor plantea que así como en el psicoanálisis se trabaja con la asociación libre, en la terapia de grupo con asociación grupal o discusión libre, en los grupos más amplios el instrumento es el diálogo, como forma del intercambio que constituye un tipo de matriz grupal que sirve de contención. El diálogo es una capacidad aprendida, que genera pensamiento, entendimiento, mayor flujo de información y ayuda a transformar el odio (por renuncia a la satisfacción) en sentimiento fraternal. Compartiendo con los demás la información se va construyendo un estado de conocimiento cargado de significados. 

Después de trabajar, las temáticas antes mencionadas en las sucesivas reuniones (más o menos dos meses de clases,) en las que además pudieron rendir y aprobar sus primeras evaluaciones en una de las materias que más temían) empiezan a hablar acerca de sus rivalidades y la competición expresada en las calificaciones. En el siguiente examen de otra asignatura, comienzan a prestarse materiales, nadie compartía nada hasta ese momento, salvo con algún compañero más cercano afectivamente Se aborda el problema de la identidad del grupo, referido al título profesional y a la institución y aparece el tema del futuro ejercicio profesional.

El graduarse deja de ser considerado como el final de su proceso de aprendizaje, y empiezan a proyectar la formación posterior, Algunos están tratando de hacer prácticas, observando en hospitales o participando en tareas de investigación, esto lleva a modificaciones en la dinámica grupal, descentrada en el pasado y en conflictos que son obstáculos en el presente. A partir de allí empiezan a plantearse situaciones académicas. Toda la información referida a aspectos organizacionales, es conversada en ese espacio, con lo cual se hace posible el intercambio, y se facilitan las rectificaciones acordadas si fuera necesario.

La problemática de cada asignatura, se comparte y discute pero debe ser resuelta por ellos planteando la situación al docente a cargo. Al trabajar con esta concepción didácticas en las asignaturas (metodología de taller), no hay ni ayudantes, ni jefes de trabajos prácticos, las cátedras están a cargo de uno o dos docentes.

De Maré dice que en los grupos pequeños el coordinador actúa como depositario de las proyecciones de los miembros individuales que pueden proyectarse entre sí. En los grupos más amplios sería el propio grupo el depositario de las proyecciones del superyo, quedando el coordinador disponible para reforzar a los miembros a nivel yoico. Su función es garantizar una estructura formal en tiempo y espacio que permita el encuentro regular del grupo señalando las situaciones que dificulten el proceso de diálogo, fomentando su libertad.

Este papel debería limitarse a una o dos personas, el grupo crea su propia cultura; por eso los aspectos culturales tales como ideología, o filosofía no son considerados mecanismos de defensa sino asuntos de interés. Los coordinadores, facilitamos el diálogo entre ellos, no realizamos lecturas a nivel transferencial, ya Foulkes aclaró que cuando aumentan la red de relaciones están presentes elementos no transferenciales, además, damos información con respecto al rol profesional y a su ejercicio. Trabajamos con señalamientos, aclaraciones, no hacemos interpretaciones, ellos plantean sus hipótesis ante los obstáculos.

Nosotros no somos "modelos", lo que si se constituye como tal es la posibilidad de construir y compartir una experiencia grupal, que puede ser transferida en términos de aprendizaje a otras situaciones de su vida. Múltiples han sido las resistencias que han sido elaboradas en esta primera etapa de trabajo desde la inclusión en el proyecto oficial, hasta las provenientes de los mismos alumnos: ausencias, silencios, miedo a constituirse en un grupo terapéutico, conductas defensivas tales como racionalizaciones, intelectualizaciones.

A nivel de enseñanza superior se tiende a no incluir los aspectos afectivos en el proceso de aprendizaje, nos lleva esto al problema conceptual e ideológico de ¿qué es aprender?, ¿qué es enseñar a nivel Universitario?

A los docentes nos plantea el interrogante de cuál debe ser nuestra función, simples transmisores de información y evaluadores de rendimiento académico o acompañantes y facilitadores de un proceso, que además de lo anterior atienda a su formación humana y profesional. Quiero decir que enfatice los valores de la persona y sus vicisitudes. Además la tarea con grupos medianos, si bien es reconocida y e investigada por la sociedad Grupo Analítica de Inglaterra, no está diferenciada en nuestro medio, traspolándose conceptos de grupo amplio o pequeño, que presentan características dinámica diferentes.

Trabajamos entonces, con nuestros alumnos tanto en las áreas informativas, como las actitudinales. La escucha, el pensamiento reflexivo desde distintos marcos teóricos son experimentados en la vida académica y cotidiana. Nuestro grupo de formación no es una idea acabada, después de cada reunión repensamos nuestras estrategias. Un tema pendiente todavía es el de la función del observador. El aprendizaje del este rol, permite profundizar un esquema conceptual que da sentido a los procesos grupales, investigar la marcha del grupo organizando los elementos significativos del mismo. Dijimos "pendiente" porque todavía, persisten en el grupo actitudes de resistencia a ocupar ese lugar que es vivido como de mucha exposición, con respecto a sus conocimientos y capacidades.

La tarea del Psicólogo se realiza en cada una de las dimensiones en que la producción social se interroga sobre las relaciones entre las personas, sus grupos de pertenencia sus modalidades personales y vinculares. Formar este profesional es una tarea compleja, multi-variable y exige un alto grado de compromiso y responsabilidad, pero también se constituye para nosotros en un espacio privilegiado, de investigación, creatividad, riesgos y gratificaciones. Esperamos que nuestros alumnos estén aprendiendo con la misma intensidad y placer con que nosotras estamos viviendo éste proceso.

 

 

 

Comentar este post