Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Cuestiones elementales...

Publicado por activado 7 Abril 2013

Cuestiones elementales...

¿Cómo se Constituye una Ciencia?

Nestor Braunstein

Hay que aceptar una verdadera ruptura entre el conocimiento sensible y el conocimiento objetivo.

G. Bachelard (La formación del espíritu científico, Buenos Aires, Siglo XXI, 1972, p. 282).

La respuesta a esta primera pregunta nos obliga a elegir uno de los tres caminos posibles:

a] se afirma que la ciencia se constituye yendo de los más simple a lo más complejo y que comienza por el conocimiento directo que los sentidos nos dan de las cosas. En otras palabras, que se llega al saber científico partiendo de las apariencias y por un movimiento progresivo que lleva desde lo evidente a lo desconocido;

b] se postula la existencia de una facultad especial del intelecto o del espíritu humano que le permite aprehender la esencia de los fenómenos de un modo repentino y exacto, trascendiendo las engañosas apariencias que pudiesen ocultar esa esencia y

c] se sostiene que la ciencia no se apoya en las apariencias ni tampoco tiene como objetivo la búsqueda de esencias escondidas, que la ciencia se construye merced a un trabajo de producción de conceptos enfrentando a los datos de la experiencia sensorial y a las convicciones espontáneas.

El párrafo precedente es una presentación supe simplificada de las tres concepciones epistemológicas"^ dominantes: a] empirista o continuista; b] intuicionista o discontinuista idealista y c] de la práctica teórica o discontinuista materialista.^ En lo sucesivo dejaremos de lado el análisis de la posición intuicionista por representar en la actualidad una actitud epistemológica superada y fundada en viejos prejuicios filosóficos que han sido derrocados, precisamente, por la constitución y el desarrollo teórico de las ciencias.^ Nos habremos de limitar, pues, a las dos concepciones vigentes en nuestros días: la empirista y la discontinuista materialista. Así como ha sido expuesto, el planteo puede parecer, a la vez, abstracto y simplista.

Es imprescindible exponer algunos ejemplos y, al mismo tiempo, justificar por qué consideramos que sólo la segunda de estas concepciones es correcta.

1] En la física: La experiencia cotidiana nos indica que los cuerpos caen porque son pesados. Si multiplicamos las experiencias y variamos sus condiciones podremos apreciar una y mil veces el mismo "hecho": lo que es más pesado que el aire baja al suelo, lo que es más liviano se eleva. Millones de constataciones serán inútiles para modificar o agregar algo a nuestro conocimiento fundado en los sentidos.

Repetidamente sucedió así en la historia de la humanidad antes que Isaac Newton explicase la caída de los cuerpos y la apariencia que ellos tenían de ser "pesados" en función de una "fuerza de gravedad". Este concepto de "fuerza de gravedad" no provino de ninguna experiencia empírica personal como lo querría el mito (la célebre manzana) ni tampoco de una mágica inspiración; fue el resultado de la "importación" teórica de conceptos matemáticos, previamente producidos por otros científicos, a la física y de un planteo del problema de la caída de los cuerpos en términos abiertamente contradictorios con el "saber" de los sentidos.

Los cuerpos no caían porque eran pesados y, al contrario, se podía entender su "ser pesados" como consecuencia de la relación que había entre la masa del cuerpo que caía, la masa de la tierra sobre la cual caía y el cuadrado de la distancia existente entre el cuerpo y el centro de la tierra. Indudablemente, no se podía alcanzar la comprensión de esta relación matemática que prescinde por completo de la apariencia de la caída por un simple proceso de incremento paulatino de los conocimientos a partir de la 'experiencia de cada día’.

2] En la astronomía: Durante milenios el hombre vio "salir" el sol por el este y "ocultarse" por el oeste. La doctrina geocéntrica de Ptolomeo parecía ser del todo indiscutible. Pero —ahora lo sabemos— la astronomía del Ptolomeo no era una ciencia, era una descripción de las apariencias. Era el discurso ideológico (precientífico) que daba cuenta de los movimientos aparentes de los astros en el firmamento. Era la repetición de lo que "todos saben" en la medida que "todos" reconocen allí su vivencia de cada día o, lo que es lo mismo, en la medida en que "todos" desconocen la existencia de una estructura invisible, la del sistema solar, que permite explicar cómo se producen las apariencias que los presuntos científicos reproducen en sus libros.

Y la astronomía sólo llegó a ser científica cuando Nicolás Copérnico pudo producir el concepto de la existencia de un doble movimiento simultáneo de la tierra alrededor de un eje imaginario y alrededor del sol. Estos conceptos no resultaban, claro está, de una apreciación sensorial. Copérnico no "vio" lo que "vio" con los ojos. Su teoría era el producto de una ruptura radical con las evidencias que sus ojos registraban en cada alborada y en cada crepúsculo. Su concepción "abstracta" de los movimientos reales de los astros se opuso a la fascinación de la experiencia "concreta" de los movimientos aparentes; recién entonces el firmamento fue verdaderamente inteligible.

3] ¿y en la química?: Cualquiera sabe que el azúcar es blanca, dulce al paladar y se disuelve en agua. Más cuando le preguntamos al químico qué es el azúcar, él nos dice: "es casi en un 100% sacarosa". Le contestamos: "¡Extraño nombre! Usted no nos ha contestado nada. Simplemente ha cambiado una palabra común por otra palabra menos conocida. ¿Qué es eso que usted llama sacarosa?" Y ahora ya no nos contesta nada. Toma una lapicera y dibuja estos signos extraños en una hoja de papel:

La respuesta es asombrosa: el azúcar es sacarosa y la sacarosa parece ser un jeroglífico. En ese dibujo no reconocemos ni la blancura, ni la dulzura ni la solubilidad. Ahora querremos saber cómo llegó él a saber que el azúcar que tanto los químicos como nosotros usamos para endulzar el café es así, tan extraño. Y nos dirá que no fue mirando, ni oliendo, ni tocando, ni gustando lo que le vendía el almacenero.

Alcanzó ese conocimiento trabajando teóricamente, utilizando conocimientos científicos anteriores, formulando hipótesis, poniéndolas a prueba. Todavía podría quedarnos una duda: ¿para qué sirve este difícil pasaje de lo concreto sensorial del azúcar a lo abstracto e irreconocible de la fórmula de la sacarosa? Y nuestro químico imaginario terminará con las últimas vacilaciones que nos restaban: lo abstracto de la fórmula de la sacarosa no proviene de lo dulce del sabor del azúcar; por el contrario, la dulzura del azúcar se explica por la estructura abstracta de la fórmula que él dibujó. Lo concreto del gusto se explica por lo abstracto de la fórmula insípida. Nos mostrará también en el papel que, alterando ciertos enlaces, se llega a obtener sustancias parecidas al azúcar pero con gustos distintos, que él puede planificar la preparación de otras sustancias dulces que no existen en la naturaleza antes que él las cree, etc.

4] En la biología: La situación no es distinta. La primera apariencia es que existen sobre la tierra múltiples especies radicalmente distintas: un pez, una paloma, un mono, un hombre, que son, a su vez, hijos de un pez, paloma, mono, hombre. ¿Qué más natural que afirmar que esas especies existen desde siempre o desde que Alguien las creó así, con esas características? Hasta hace poco más de cien arios nadie hubiera discutido otra posibilidad.

Recién en la segunda mitad del siglo XIX pudo afirmarse la doctrina teórica de la evolución de las especies en abierta ruptura con la evidencia de los reinos separados: animal, vegetal y mineral y de las clases, los géneros y las especies que previamente habían sido catalogados por los naturalistas. Y aun debieron pasar 100 años más hasta que hace menos de 20 años pudo demostrarse que la herencia dependía de modificaciones transmitidas en la manera de organizarse de ciertas moléculas relativamente simples: los ácidos nucleicos. ¿Qué relación, qué continuidad guarda esta explicación de la herencia por modificaciones en los ácidos ribo y desoxiribonucleicos con los datos aportados por nuestros sentidos? Claramente, ninguna.

De los cuatro párrafos anteriores podemos extraer la conclusión que ya venía formulada desde el epígrafe de Bachelard puesto como encabezamiento del capítulo: el conocimiento objetivo se constituye después de una ruptura con el conocimiento sensible o sensorial de los objetos. Las fórmulas de la gravedad, de la sacarosa, la estructura del sistema solar o las leyes de la evolución no son datos recogidos por nuestros sentidos, ni encontrados en la naturaleza ni enigmas revelados mágicamente al espíritu; son conocimientos producidos por los científicos a partir de la crítica de las apariencias y de las ideas que de modo más o menos espontáneo nos hacemos de las cosas. Crítica de lo que, desde ya, podemos designar como "ideología".

Pero también desde ya es necesario disipar una confusión. Si, siguiendo a Machery y Althusser, aceptamos que la ciencia es ciencia de una ideología a la que critica y explica, no puede ser menos cierto que para que surja el conocimiento científico es necesario que previamente haya habido una ideología a la cual criticar.

La ideología es el saber precientífico, es el conocimiento del movimiento aparente, es el reconocimiento de los modos de aparición de las cosas y es el desconocimiento de la estructura que produce la apariencia. Por lo tanto, es el imprescindible paso previo a la construcción de una teoría científica. Entre el saber ideológico y el conocimiento científico hay un claro corte (ruptura epistemológica) pero también hay una relación indisoluble que los liga y los implica recíprocamente. Un término necesita del otro y sin embargo, entre ellos, no hay armonía sino lucha. Toda ciencia se alza críticamente contra una ideología que tenía vigencia en ese campo (recuérdese el ejemplo de las teorías de Ptolomeo y Copérnico: sin la ideología ptolomeica no hubiese podido producirse la ciencia copernicana). Para ser reconocida como tal, sin embargo, la ciencia debe desalojar a la ideología.

A veces termina rápidamente con ella; a veces no. Veamos, a partir de los mismos ejemplos, cómo sucede esto. Cuando Newton formuló sus principios sobre la gravitación fue posible explicar mediante las mismas leyes la caída de los cuerpos y los movimientos regulares de los astros. No faltó entonces quien se sintiera molesto. Los argumentos esgrimidos contra Newton eran de este corte: "Todos sabemos cómo se regulan los movimientos de las cosas. La física es un conocimiento sencillo que se alcanza por intuición y pertenece al común de las gentes. La ruptura con la experiencia y su matematización nos alejan de la maravillosa simplicidad de la vida." Lógicamente, esta oposición ideológica al conocimiento científico no podía tener mucho éxito. La física de Newton permitía orientar los telescopios hacia un punto predeterminado en el papel y encontrar allí un planeta desconocido, permitía resolver delicados problemas de balística, etc.

¿Qué realizaciones podía oponer a esto la física intuitiva de sus adversarios? Y, además, fuera de algunos presuntos "científicos" que pasaban a la categoría de charlatanes, ¿a quién podía molestar que los físicos explicasen los movimientos de los astros y los predijesen? Por supuesto, a casi nadie. Pero fue muy distintos cuando alguien, mucho antes que Newton produjese sus fórmulas, sostuvo que entre esos astros que se movían debía contarse también a la tierra. El libro de Copérnico figuró durante más de 300 años en el Index de los libros prohibidos por la Iglesia. Giordano Bruno fue quemado vivo por sostener esas ideas. Galileo Galilei fue obligado a retractarse públicamente de sus "errores". ¿Por qué? Se sabe: porque la teoría heliocéntrica modificaba la concepción reinante sobre el puesto del hombre en el universo.

De un mundo en el que los hombres eran centro de un espacio infinito y estaban construidos a imagen y semejanza de un Dios omnipotente que designaba sus vicarios en la tierra para que los condujesen espiritualmente como los pastores a sus ovejas y con sus autoridades reales cargadas de un poder que emanaba de la gracia de ese Dios, debía pasarse a un universo sin centro y esta tierra sobre al que algunos reinaban tan orgullosos pasaba a ser una minúscula comarca perdida en el espacio.

La revolución científica de Copérnico sacudía algunos de los cimientos del poder. Así se explica la ferocidad de la oposición que la ideología empleó contra la ciencia astronómica. Por otra parte, esa astronomía no ofrecía, de inmediato, soluciones a problemas prácticos existentes en ese momento histórico en la producción, en el comercio o en la guerra. La astronomía copernicana no era socialmente indispensable y era peligrosa, subversiva, para la ideología dominante." El destino de la química fue similar al de la física newtoniana. Cuando surgió, mejor dicho, cuando sus conceptos fundamentales fueron trabajados por Lavoisier y por Dalton, no encontró casi oposición. La química no alteraba de ninguna manera las relaciones de los hombres con el poder y ofrecía respuestas inmediatas y novedosas a acuciantes problemas del trabajo y de la guerra.

Había un verdadero interés de los sectores dominantes de la sociedad en el desarrollo de la química: nuevas tinturas para los tejidos, modernos explosivos para mover montañas y para emprender conquistas territoriales. ¿Qué resistencia podían oponer a este empuje los encantadores, esotéricos, misteriosos tratados de alquimia?, ¿Fue también así para la biología?

No. Las teorías de Carlos Darwin despertaron un revuelo cargado de ruido y furor. En 1930 todavía comparecían a juicio y eran condenados los maestros norteamericanos que se atrevían a difundir entre sus alumnos las tesis evolucionistas. Es que la doctrina de Darwin venía también, como la astronomía heliocéntrica, a alterar el puesto del hombre en el universo y a poner indirectamente en tela de juicio a las estructuras de la dominación. El hombre dejaba de estar separado por un abismo de los animales y pasaba a ser un pariente de ellos que se había diferenciado en el curso de la historia. Ya no era más la perfección lograda en el punto de partida por un designio superior; pasaba a ser un momento en un proceso de evolución comenzado cientos de miles de años antes y nunca acabado. La ciencia de la biología fue combatida en la medida en que atacaba las representaciones que eran necesarias para el mantenimiento del orden social constituido.

Puede verse en este ejemplo la relación que existe entre las dos acepciones que hemos detectado hasta el momento para el vocablo "ideología". Las clases dominantes requieren, producen y sostienen una ideología que tiende a conservar el estado de cosas basado en la dominación: es la acepción política del término. En función de sus intereses se oponen a la aparición y el desarrollo de una ciencia capaz de conmover los fundamentos del poder; en el plano teórico se recurre entonces a las representaciones "espontáneas" y "naturales", a las apariencias, a nociones que son incompatibles con los conceptos de la ciencia: es la acepción epistemológica de "ideología".

Sintetizando: la ideología que opera a partir de las evidencias aportadas por los sentidos se opone siempre al surgimiento de las ciencias que dan cuenta de cómo se producen las apariencias y cuál es la oculta estructura de lo real. El enfrentamiento entre la ideología y la ciencia es transitorio y de poca importancia cuando el descubrimiento científico se refiere a las cosas que sirven de materias primas o de instrumentos en el proceso de trabajo, en otros términos, cuando la ciencia puede actuar como estímulo para el desarrollo de las fuerzas de producción. Por el contrario, la ciencia debe chocar con la violencia despiadada de las estructuras del poder cuando sus elaboraciones afectan directa o indirectamente a la representación del lugar que los hombres, los agentes del proceso de trabajo, ocupan en el mundo social, cuando las consecuencias se ejercen sobre las relaciones de producción. Es por eso que los sectores dominantes de la sociedad podían apoyar el surgimiento de la física y de la química. Y es también por eso que debían oponerse al desarrollo de una astronomía y de una biología científicas.

La exposición esquemática que llevamos realizada con ejemplos tomados de la física, la astronomía, la química y la biología opera como una necesaria introducción para comprender cómo surgen, qué novedades aportan y que obstáculos debían y deben vencer las dos disciplinas científicas que nos ocuparán de modo dominante de aquí en más: el materialismo histórico y el psicoanálisis. Porque las oposiciones planteadas a la astronomía y a la biología resultan ínfimas frente a la negativa, las prohibiciones y las deformaciones con que se pretende obstruir, degradar, tergiversar y destruir a la ciencia de las sociedades y de la historia: el materialismo histórico. ¿Cuáles son las tesis del materialismo histórico que despiertan semejante intolerancia? ¿Qué demostraciones produjo Marx a mediados del siglo xix que aun hoy no pueden ser universalmente reconocidas entre las adquisiciones más preciosas alcanzadas por el entendimiento humano? ¿Qué relación guardan la magnitud de sus descubrimientos y las dificultades con que tropiezan su enseñanza y divulgación? ¿Por qué, a más de cien años de su primera edición, El Capital es quemado en las calles de Santiago de Chile?

Las apariencias nos permiten "ver" que los hombres no viven aislados sino que están organizados en países, en sociedades. Que en cada una de esas sociedades vive una población de n millones de habitantes distribuidos en una superficie de x kilómetros cuadrados. Que esos habitantes están cohesionados entre sí por lazos (a veces por oposiciones) de tipo lingüístico, racial, etc. y que comparten ideas de nacionalidad que tienden a mantener la cohesión de ese todo social. Que existe una institución suprema, el Estado, que regula y legisla sobre las actividades de la población. Que esos hombres, para sobrevivir como hombres, producen bienes en función de una división del trabajo que les parece natural y que el Estado tiende a mantener y organizar. Que, además de dividirse técnicamente el trabajo, existe una división social del mismo que hace que algunos trabajen en las tierras y que otros sean los dueños de esas tierras, que algunos elaboren industrialmente los productos de la tierra mientras otros son los dueños de las fábricas, etc.

Que la función del Estado, según se manifiesta explícitamente, consiste en armonizar los distintos sectores para alcanzar estadios de bienestar creciente y que la historia puede ser vista como un tránsito gradual de las sociedades desde condiciones de miseria generalizada hasta el modelo que supondrían las actuales potencias industrializadas con riquezas casi infinitas y marcada capacidad

de despilfarro. Esto es lo que se "ve". Son las apariencias, la ideología precientífica. Al realizar la crítica de esta ideología Marx demostró que, en realidad, "hay que buscar la anatomía de la sociedad civil en la economía política". Es decir: la clave para entender la organización de la sociedad se encuentra en el "modo de producción", esto es, en la forma en que se organiza el trabajo humano dentro de ese marco social.

Para producir los bienes necesarios a su supervivencia, los hombres entran en relaciones entre sí y con las materias primas y los instrumentos con los que trabajan que son independientes de su conciencia y de su voluntad. El conjunto de estas fuerzas productivas y de estas relaciones de producción constituyen la base o infraestructura económica sobre la que se levanta el edificio de la sociedad humana tal como la vemos, con sus instituciones y sus leyes que tienden a regular las relaciones y las conductas de los grupos y de los hombres aislados. Y este conjunto de instituciones y leyes cuya máxima manifestación visible es el aparato del Estado configura una superestructura jurídico-política que tiende a mantener el modo de producción vigente en un momento histórico dado, previniendo y oponiéndose a todo lo que puede significar una modificación radical del orden social y de las relaciones de producción.

El materialismo histórico demostró además que junto a ese aparato de leyes y organismos represivos se instala en cada uno de los individuos que entra en los procesos sociales una manera de pensar y de actuar, un sistema de representaciones y comportamientos congruente con lo que se espera de esos individuos. Así se configura otra superestructura que impone la reproducción de las relaciones de producción en cada sujeto que interviene en los procesos sociales: es la instancia ideológica."' En síntesis, que las sociedades humanas pueden ser comprendidas, en un principio y de modo aun imperfecto, por comparación con un edificio cuya infraestructura, base o cimiento es

la producción de bienes materiales, caracterizado por un cierto tipo de relaciones entre los agentes de la producción (p. ej.: capitalistas y asalariados); esta base integra la instancia económica.

Sobre ella se levantan dos instancias superestructurales: la instancia jurídico- política cuya función dominante es la de regular los procesos manteniendo las relaciones de producción vigentes y la instancia ideológica a través de la cual cada uno de los integrantes de la sociedad se incluye en el conjunto, ocupa el lugar que le está asignado en el proceso y se representa de modo deformado e

ilusorio su participación en el mismo. Es posible que después de haber visto las apariencias a las que enfrenta y de haber expuesto, muy a vuelo de pájaro, algunos pocos de los conceptos fundamentales del materialismo histórico, no hayamos respondido aún a la pregunta de la que partimos: ¿porqué esta ciencia es tan peligrosa?

Pero tenemos ya los elementos para contestarla: lo primero no es esa apariencia de una sociedad formada por individuos libres que se agrupan según su voluntad sino el proceso de producción y de distribución de los bienes materiales; en ese proceso los sujetos que intervienen no son libres sino que ocupan lugares desiguales y en todas las sociedades que han existido puede reconocerse la presencia de amos y esclavos, señores y siervos, capitalistas y asalariados, en una palabra, dominadores y dominados; entre esas clases que constituyen la sociedad las relaciones no son ni lo fueron nunca de armonía: la constante de la historia es la eterna lucha de los oprimidos contra sus opresores para liberarse del yugo que se les impone y de los opresores contra los oprimidos para mantener esas relaciones de producción y de explotación; que las clases dominantes son las que organizan un aparato legal y represivo al servicio de sus intereses, que esta estructura de dominación económica y política no puede mostrarse como claramente violenta y represiva sino que debe perpetuarse a través de la encarnación "natural" de tales relaciones de producción en cada uno de los individuos y que este proceso desemboca en la adopción automática de las ideas y los comportamientos necesarios para que el edificio social así construido se mantenga en pie.

Desde ya podemos ir llamando proceso de sujetación a esta incorporación de cada individuo a la instancia ideológica que es indispensable para que pueda operar también en los procesos que transcurren en el terreno económico y en el jurídico-político." Carlos Marx produjo los conceptos que permitían dar cuenta de la historia y organización de todas las formaciones sociales, señaló que la economía es la determinante en última instancia de los procesos sociales y formuló las leyes que permiten comprender el funcionamiento de la instancia económica. Además dejó señalada la existencia de ciertos "lugares" teóricos que debían ser investigados para producir los conceptos que, rompiendo con las apariencias, explicasen el funcionamiento de las instancias jurídico-política e ideológica. Pero Marx no llegó a trabajar los campos que había delimitado.

Tomando puntos de partida totalmente diferentes, a partir de 1893, Freud abrió el camino de una nueva disciplina científica: el psicoanálisis. El cuerpo de conceptos interrelacionados que él produjo es muy amplio, complejo y polémico; ocupará muchas de las páginas de este texto.' En este capítulo sobre el modo de constitución de las ciencias interesa señalar que él también partió de evidencias: la existencia de ideas y representaciones conscientes en todas las personas y la existencia de trastornos en el modo de aparición, en el contenido y en el curso de esas ideas que se manifestaban en ciertos sujetos a los que se daba en llamar "neuróticos" o "enfermos mentales".

Los estudiosos de la época observaban, describían, clasificaban e imponían nombres a esos procesos. Otros estudiosos se dedicaban a una presunta "ciencia" que tomaba por objeto a la conciencia de los individuos y estos "científicos" eran llamados y se arrogaban el nombre de psicólogos. Pero cuando Freud, como médico que era, quiso explicar las neurosis tropezó con un serio obstáculo: no podía hacerlo a partir de la psicología de la conciencia, construida sobre la base de las sensaciones y de los pensamientos que tenía la gente. Por el contrario, se vio llevado a elaborar una teoría que daba cuenta de los síntomas de sus pacientes a partir de una estructura no aparente, con sectores diferenciados, desconocida tanto para sus pacientes como para él y a la que dio el nombre de inconsciente.

El concepto de inconsciente, estructura invisible y sólo reconocible por sus efectos, permitió a Sigmund Freud aclarar el significado de un fenómeno hasta entonces incomprensible: el sueño. Luego, profundizando el trabajo teórico, pudo dar cuenta también de la llamada "vida psíquica" tanto "normal" como "anormal". En este derrotero teórico debió y pudo penetrar en el proceso de constitución del sujeto psíquico, supuesto portador de esa "conciencia", que aparentemente determinaba los "comportamientos" o "conductas" observables en él. Así rompió lanzas con todas las evidencias imperantes en la psicología de la conciencia y produjo una teoría del proceso de constitución de sujetos. Con posterioridad, un análisis epistemológico riguroso permitió la concreción de una confluencia teórica al advertirse que el psicoanálisis, ciencia del proceso de sujetación, es la disciplina que da cuenta de la reproducción de las relaciones de producción en los sujetos que se incorporan a la instancia ideológica de los modos de producción analizados por el materialismo histórico desde Marx en adelante.

En síntesis, el psicoanálisis esclareció que los hombres no son entidades autónomas, dueñas de sus pensamientos y de sus conductas, sino que éstos están determinados por una estructura invisible (el aparato psíquico) "armada" en cada uno de ellos durante los primeros años de la vida

y que permite e impone la adecuación a los lugares asignados en los procesos sociales a través de mecanismos inconscientes. La astronomía de Copérnico nos había desalojado del centro del universo, la biología de Darwin nos derrocó de la posición de reyes de la creación, el materialismo histórico de Marx nos mostró la determinación social de los lugares que creíamos ocupar libremente y el psicoanálisis de Freud nos destruyó la ilusión de que nuestra conciencia era el centro de nosotros mismos.

¿Era posible esperar que los sectores dominantes de la sociedad tolerasen en silencio y cruzados de brazos el surgimiento y la difusión de estas ciencias? ¿No es lógica la afirmación de los intelectuales vinculados a esos sectores de que ni el materialismo histórico ni el psicoanálisis son científicos? ¿No es lógico que pretendan ocultar los contenidos más cáusticos de ambas disciplinas sosteniendo la idea de que las ciencias se constituyen por acumulación gradual y de un modo continuado a partir de la experiencia sensorial? Porque —y éste es el punto esencial— el conocimiento científico de las estructuras de dominación social y su encarnación en cada individuo no constituyen un simple saber que se guarda entre las páginas de un libro o que se proclama desde una tarima universitaria.

Estos conocimientos no son neutrales. Desenmascarar la opresión social y la sujetación individual significa plantear automáticamente la cuestión de la abolición de las clases privilegiadas y la cuestión de la desujetación individual. Estos planteamientos teóricos no transforman, de por sí, la realidad del mundo. Pero ellos llevan, indefectiblemente, a orientar sobre la base de teorías científicas a las prácticas de transformación de las estructuras. Sería mitológico sostener que el conocimiento de las estructuras invisibles de la realidad modifica a esta realidad. Pero sería ilusorio pensar que esas transformaciones de fondo, que son necesarias, podrían producirse sin el conocimiento del proceso de producción de la realidad que se pretende transformar. Pasa aquí como cuando queremos conocer el contenido de un libro escrito en un idioma que ignoramos.

Aprender ese idioma no nos brinda el conocimiento de lo que dice el libro, eso es indudable; pero es la condición previa pues la práctica de la lectura sólo será posible a partir del momento en que se sabe descifrar los signos que forman el libro. La analogía señala el lugar de la ciencia: la realidad no es transparente, deben producirse primero extraños lenguajes para poder después someterla a un dominio racional. Los sectores que pudiesen estar interesados en el mantenimiento de la realidad tal como se aparece sostendrán que el conocimiento consiste en reproducir las apariencias y se opondrán al progreso y la difusión del nuevo conocimiento. Este es el trasfondo de la discusión aparentemente abstracta entre la epistemología continuista y la discontinuista materialista.

Conclusión.

El título de nuestro capítulo es un interrogante: ¿cómo se constituye una ciencia? Ya es posible responder: oponiéndose y desenmascarando en su carácter de engañosas apariencias a las evidencias que ofrecen los sentidos. Denunciando y enfrentando la oposición que necesariamente recibe una ciencia nueva de parte de la ideología preexistente. Combatiendo contra los intereses de las clases dominantes que pretenderán ignorarla primero, aplastarla después y deformarla en última instancia para eliminar sus contenidos subversivos. Reivindicando permanentemente la relación que liga entre sí a todos los conceptos de una ciencia y señalando como ideológico todo intento de fragmentarla o de infiltrarla con nociones provenientes de campos teóricos que le son ajenos.

En este proceso no caben transacciones ni atenuaciones. Tampoco cabe la comodidad de renunciar a los conceptos que se consideran "difíciles". La ciencia, necesariamente, es difícil. Los objetos con los que trabaja son los conceptos y estos, indefectiblemente, son abstractos. La psicología que se verá en los próximos capítulos será difícil y distinta de lo que llamaremos "psicología académica" que, por partir de las apariencias, ella si es fácil. Es sabido que un profesor de química podría dar clases sobre "la dulzura" y expondría que son dulces la mermelada, los caramelos, la miel y la pera y que, si ese profesor tuviese condiciones oratorias, podría subyugar a su auditorio. Por su parte, otro profesor de química puede fatigar a sus alumnos con pizarrones llenos de fórmulas que los sacarían del terreno de lo familiar. Acabado el curso los primeros alumnos habrán terminado por reconocer su experiencia cotidiana mientras que los segundos, si sobreviven al esfuerzo, podrán conocer cómo está organizada la realidad y serán los únicos en condiciones de transformarla conforme a objetivos y proyectos prefijados.

Con la psicología sucede algo similar: el novelista puede fascinar a su lector con la descripción del carácter de un personaje; el fundamental capítulo sobre "La psicología de los procesos oníricos" de La interpretación de los sueños de Sigmund Freud, por el contrario, nos introduce en un mundo de ideas extrañas donde no reconocemos los objetos ni los rostros de nuestra vida pasada, donde se exige un sostenido esfuerzo intelectual y la múltiple repetición de la lectura. Y este texto difícil es científico mientras que la novela no lo era. Más aún, desde la descripción de un novelista no podremos alcanzar nunca el secreto de la sujetación de los seres humanos. Pero desde el conocimiento teórico que brinda la ciencia psicoanalítica podrá comprenderse, respetando ciertas limitaciones, al personaje del novelista y al acto de creación artística que condujo al nacimiento del personaje.

Sería erróneo deducir del párrafo precedente que la enseñanza de las teorías científicas debe considerar como virtud al aburrimiento que produce un texto o una clase. Los recursos pedagógicos deben extremarse para facilitar el acceso a las materias, tanto más cuanto más difíciles sean éstas. No todos los textos científicos son engorrosos. Trataremos también que éste no lo sea. Mas, si comenzamos con un epígrafe de Bachelard, no puede sorprender que concluyamos con un epílogo del mismo autor, congruente con el primero:

“En lo que concierne al conocimiento teórico de lo real, es decir, a un conocimiento que vaya más allá de una simple descripción —y dejando de lado la aritmética y la geometría—, todo lo que es fácil de enseñar es inexacto”.

(La filosofía del no. Buenos Aires. Amorrortu. 1973, pp.

23-24.)

Notas.-

' La epistemología se ocupa del proceso de constitución de los conocimientos científicos y de los criterios que permiten distinguir a los conocimientos válidos (científicos) de los que no lo son (ideológicos).

^ Los términos "continuista" y "discontinuista" deben entenderse en el sentido de continuidad o falta de continuidad postuladas entre la apariencia sensible y el conocimiento obtenido.

" Los interesados en profundizar el tema de la intuición pueden remitirse al breve texto de Mario Bunge, Intuición y ciencia, Buenos Aires, Eudcba,1965.

• Nótese que aquí se ha introducido casi subrepticiamente una nueva acepción del vocablo "ideología". Hasta ahora venia significando el conjunto de representaciones que precedía a la aparición de una ciencia y que estaba separada de ésta por un neto corte o ruptura. Es "ideología" en el seno de un discurso epistemológico. Aquí el vocablo ha sido utilizado para referirse al conjunto de representaciones deformadas de la realidad que las clases dominantes requieren para justificar y legitimar su dominación sobre el conjunto de la sociedad. Es "ideología de clase"; el vocablo aparece asi en un discurso político.

° Aquí se introduce la tercera y última acepción del vocablo "ideología". En una nota anterior se definió su significación en el discurso epistemológico y en el discurso político. En el discurso científico del materialismo histórico, la ideología es una de las tres instancias del lodo social. A través de ella se asegura la inclusión de los sujetos en los procesos del conjunto. El tema se abordará con mayores detalles al referirse a la articulación del psicoanálisis en el materialismo histórico (cap. 4).

' "Proceso de sujetación" en el doble sentido de constitución de sujetos y de sujeción, ligadura o atadura de esos sujetos así constituidos al conjunto de la estructura.

' Para el estudio de la teoría psicoanalítica resulta hoy en día casi indispensable el monumental Vocabulaire de la psychanalyse de J. Laplanche y J-B. Pontalis (París, PUF, 1967), Hay traducción al castellano: Diccionario del psicoanálisis. Labor, Madrid, 1971. A este texto debe referirse el lector interesado en la definición rigurosa de cada concepto.

Cuestiones elementales...

Comentar este post