Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Diccionario de Psicologia Social Parte 3.

Publicado por Francisco Mora activado 22 Junio 2013

Diccionario de Psicologia Social Parte 3.

DICCIONARIO DE PSICOLOGÍA SOCIAL PARTE 3.

Letra D.

Pablo Cazau.

Anexos de F. Mora.

25. DEFENSA

Medida que el individuo toma para combatir las ansiedades básicas cuando éstas adquieren una intensidad tal que las tornan intolerables. Hay diversos tipos de defensas, según sean menos o más patológicas.

1. Concepto y tipos.- Cuando las ansiedades básicas alcanzan cierto monto de intensidad, el sujeto instrumentará medidas defensivas, que pueden ser menos o más patológicas. Pichon Rivière señala al respecto:

"Las neurosis son técnicas defensivas contra las ansiedades básicas. Dichas técnicas son las más logradas y cercanas a lo normal, y si bien resultan intentos fallidos de adaptación se encuentran más alejadas de la situación depresiva patogenética. Las psicosis son también intentos de manejo de las ansiedades básicas pero menos exitosos que las neurosis, es decir, con un mayor grado de desviación de la norma de salud. Lo mismo sucede con las psicopatías, cuyo mecanismo prevalente es el de la delegación. Dentro de las psicopatías, las perversiones se manifiestan como formas complejas de elaboración de las ansiedades básicas y su mecanismo central se centra alrededor del apaciaguamiento del perseguidor (objeto malo). El crimen (también incluido en este cuadro) constituye la tentativa de aniquilar la fuente de ansiedad proyectada en el mundo externo. Cuando esta fuente es ubicada en el propio sujeto se configura la conducta suicida".

"El fracaso de la elaboración del sufrimiento de la posición depresiva acarrea en forma inevitable el predominio de defensas que implican el bloqueo de las emociones y de la actividad de la fantasía. Estas defensas estereotipadas impiden sobre todo cierto grado de auto-conocimiento o insight necesario para una adaptación positiva a la realidad. Es decir, que el bloqueo del afecto, de la fantasía y del pensamiento que se observa en los distintos cuadros clínicos determina una conexión empobrecida con la realidad y una dificultad real de modificarla y de modificarse a sí mismo en ese interjuego dialéctico que es para nosotros un criterio de salud" (181-182).

Junto a estos ejemplos de defensas estereotipadas y patológicas, en el contexto de la teoría de Pichon Rivière cabe suponer también la existencia de defensas exitosas que mantienen las ansiedades en niveles tolerables, permitiendo que los grupos puedan llevar a cabo su tarea explícita.

26. DEPOSITACION

Proceso por el cual un grupo proyecta sobre uno de sus integrantes las tensiones y conflictos grupales, haciéndose este integrante cargo de los aspectos patológicos de la situación. En el proceso de depositación intervienen tres elementos: los depositantes, el depositario y lo depositado. (69, 187). Más genéricamente, la depositación designa cualquier proceso de proyección de vínculos y objetos (178).

1. Definición específica.- En la teoría de Pichon Rivière, el enfermo es considerado fundamentalmente como el portavoz de las ansiedades del grupo. Este rol de portavoz se adquiere a través del mecanismo de la depositación.

En efecto, "como integrante desempeña un rol específico: es el depositario de las tensiones y conflictos grupales. Se hace cargo de los aspectos patológicos de la situación, en este proceso interaccional de adjudicación y asunción de roles, que compromete tanto al sujeto depositario como a los depositantes. El estereotipo se configura cuando la proyección de aspectos patológicos es masiva. El sujeto queda paralizado, fracasa en su intento de elaboración de una ansiedad tan intensa (salto de lo cuantitativo a lo cualitativo) y enferma. A partir de ese momento el círculo se cierra, completándose el ciclo de configuración de un mecanismo de seguridad patológico que, desencadenado por un incremento de tensiones, consiste en una depositación masiva, con la posterior segregación del depositario, por la peligrosidad de los contenidos depositados" (69-70).

Para que el proceso de depositación tenga lugar, no solamente los depositantes han de proyectar contenidos en el sujeto depositario (adjudicación del rol), sino además el depositario debe hacerse cargo de lo depositado (asunción del rol).

2. Definición genérica.- Los procesos de depositación no se refieren solamente a situaciones patológicas, aunque éste sea el ámbito donde Pichon Rivière más ha desarrollado la idea, sino a cualquier situación, tanto normal como patológica. Así, "los aspectos fenoménicos de la conducta, expresados en distintos ámbitos temporo-espaciales, son la resultante de la relación de sujeto, depositante, 'lo depositado' con su valencia positiva o negativa, y la ubicación de los vínculos y objetos en un ámbito perceptual simbólico: el área. El sujeto proyecta vínculos y objetos y actúa lo proyectado" (178).

3. Lo depositado.- Respecto de lo depositado, han de tenerse en cuenta aquí cuatro cosas: qué se deposita, dónde se lo deposita, cómo se lo deposita y para qué se lo deposita.

a) Lo que se depositan son vínculos y objetos cargados con cierta valencia, positiva o negativa, como por ejemplo vínculos buenos y vínculos malos. b) Estos vínculos o objetos pueden ser depositados en cualquiera de las tres áreas de manifestación fenoménica de la conducta: la mente, el cuerpo o el mundo externo (ver Pluralidad fenoménica). c) Respecto del cómo se produce la depositación, Pichon Rivière menciona particularmente el modo masivo en los casos patológicos: el depositario se hace cargo aquí de una gran cantidad de aspectos patológicos, y por ello, se torna en sí mismo peligroso y es segregado por el grupo. d) Respecto de la finalidad del proceso de depositación, Pichon Rivière hace referencia al propósito de preservar lo bueno y controlar lo malo. Señala que la mente opera mediante mecanismos de proyección e introyección en los diferentes ámbitos proyectivos (mente, cuerpo, mundo externo) "de los vínculos buenos y malos en un clima de divalencia y con la finalidad de preservar lo bueno y controlar lo malo. Por esa depositación es que las áreas adquieren para el sujeto una significatividad particular en relación con la valencia positiva o negativa de lo depositado" (178-179). Por ejemplo, una familia proyecta masivamente sus vínculos y objetos en el hijo enfermo para separar lo bueno de lo malo, lo que le permite preservar lo primero y controlar lo segundo (ver Divalencia).

27. DEPRESION

Pauta total de conducta frente a situaciones de frustración, pérdida, privación o dolor, que tiene un carácter unitario en su aparición, estructura y función (46-47). Mediante este concepto, Pichon Rivière unifica las enfermedades mentales a través de su teoría de la enfermedad única, y en este marco discrimina diferentes tipos de depresión: proto-depresión, depresión del desarrollo, depresión desencadenante, depresión regresional y depresión iatrógena (27, 123, 182), constituyendo ellas el núcleo básico del acontecer de la enfermedad y de la curación (27).

1. Definición.- La depresión es considerada por Pichon Rivière en el marco teórico del pensamiento kleiniano, donde es entendida como una reacción emocional ante una experiencia de pérdida, y que puede ser normal o patológica.

Con este marco, Pichon Rivière define el concepto diciendo que "la respuesta depresiva debe ser considerada como pauta total de conducta frente a situaciones de frustración, pérdida, privación, teniendo además un carácter unitario en su aparición, estructura y función" (46-47).

2. Clasificación.- La situación depresiva puede ser considerada como un hilo conductor a través de todo el proceso de enfermarse y del proceso terapéutico. En el transcurso de estos procesos, pueden identificarse cinco formas características de situación depresiva (123, 182):

a) Protodepresión: Surge de la pérdida que el bebé vivencia al abandonar el claustro materno.

b) Posición depresiva del desarrollo: También llamada depresión del desarrollo, está señalada por la situación de duelo o pérdida (destete), conflicto de ambivalencia por una integración del yo y del objeto, culpa y tentativas de elaborar la situación y mecanismos de reparación positivos o maníacos (regresivos, seudo-curación).

c) Depresión de comienzo o desencadenante: Es el periodo prodrómico (comienzo) de toda enfermedad mental y emerge ante una situación de frustración o pérdida.

Pichon Rivière denomina depresión desencadenante "a la situación habitual de comienzo, cuyo común denominador fue expresado por Freud en términos de privación de logros vinculados al nivel de aspiración. Este factor puede ser retraducido, cuando se estudia su estructura, en términos de depresión por pérdida o privación. No sólo en términos de satisfacción de la libido y su estancamiento, sino también en términos de privación de objeto, o situación donde el objeto aparece como inalcanzable por 'impotencia instrumental' de origen múltiple. La imposibilidad de establecer un vínculo con el objeto acarrea primero fantasías de recuperación, donde lo fantaseado está en relación con los instrumentos del vínculo (ejemplo: caso del miembro fantasma en la amputación de un brazo; negación de la pérdida del miembro). Esto constituye la defensa inmediata frente a la pérdida, que sin embargo no resiste la confrontación con la realidad, sumergiéndose entonces el sujeto en la depresión. Al imponerse la cruel verdad de la pérdida se inicia la regresión y elaboración del duelo que configuran la complejidad fenoménica y genética de la depresión regresional" (24-25).

d) Depresión regresional: implica una regresión a los puntos disposicionales anteriores, típicos de la posición depresiva infantil y su elaboración fallida, por fracaso en la instrumentación de la posición esquizo-paranoide. La depresión regresional "utiliza los mecanismos de la depresión del desarrollo" (123).

La articulación entre aspectos de la depresión regresional, la de desarrollo y la proto-depresión configuran la llamada depresión básica (ver Depresión Básica).

e) Depresión iatrógena: en la cual la tarea correctora intenta la integración de las partes del yo del paciente dispersas en sus diversas áreas (ver Depresión iatrógena). Como se ve, las cuatro primeras formas de depresión descriptas corresponden al proceso de enfermarse, mientras que la depresión iatrógena corresponde al proceso de corrección, o proceso terapéutico.

28. DEPRESION BASICA

Estereotipo que se reactiva mediante un mecanismo regresivo a aquellos puntos disposicionales de la posición depresiva donde quedaron paralizadas las técnicas instrumentales de la posición esquizoide (23). La depresión básica está así directamente relacionada con la posición depresiva descripta por M. Klein, y es conceptualizada por Pichon Rivière como la situación que constituye el punto de partida de toda perturbación mental (132), por lo que dicho autor suele considerarla como sinónimo de núcleo patogenético central, núcleo depresivo patogénico, situación patogenética depresiva o situación patogenética vivencial.

1. Generalidades.- Cuando el niño transita de la posición esquizo-paranoide a la posición depresiva, enfrenta un nuevo conflicto, el conflicto de ambivalencia, de donde emerge la culpa.

Ahora bien, "los sentimientos de duelo, culpa y pérdida forman el núcleo existencial junto a la soledad. La tarea del yo en este momento consiste en inmovilizar el caos posible o en comienzo, apelando al único mecanismo o técnica del yo perteneciente a esta posición, la inhibición. Esta inhibición precoz [...] va a constituir una pauta estereotipada y un complejo sistema de resistencia al cambio, con perturbaciones del aprendizaje, la comunicación y la identidad. La regresión desde posiciones más altas del desarrollo a estos puntos disposicionales, que toman el contexto de lo que M. Klein llamó 'neurosis infantil', trae como consecuencia la reactivación de este estereotipo al que llamamos 'depresión básica', con paralización de las técnicas instrumentales de la posición esquizoide. Si el proceso regresivo del enfermarse consigue reactivar el 'splitting' y todos los otros mecanismos esquizoides, con la reestructuración de dos vínculos como objetos parciales, uno totalmente bueno y otro totalmente malo, se configuran las estructuras nosográficas, según la ubicación de estos objetos en las distintas áreas" (23).

En otras palabras, a partir de una depresión desencadenante y mediante un proceso regresional, se regresa a una estructura vigente en la posición depresiva, para volver al lugar donde las técnicas del yo fueron eficaces, "pero al inmovilizar y dificultar la estructura depresiva la hizo rígida, repetitiva (estereotipo) quedando en forma latente como posición básica. Esta estructura actuó como punto disposicional en el momento del desarrollo, y si bien se controló a los miedos básicos, quedó estancada como estructura prototípica que constituye el núcleo patogenético del proceso de enfermarse. Esto es lo que yo llamo depresión básica (depresión del desarrollo, más depresión regresional con aspectos de la protodepresión)" (24).

Consiguientemente, en la depresión básica "se articulan aspectos de la protodepresión, la depresión del desarrollo y la depresión regresional. La unicidad del núcleo patogenético (depresivo) es observable a través del análisis del proceso de regresión, que promueve la utilización de las técnicas de la posición esquizoparanoide, con un ritmo determinado en cada sujeto (situación patorrítmica)" (123). Por lo tanto, la situación depresiva se encuentra también articulada con otras dos situaciones: la esquizoide y la patorrítmica. Sin embargo, la depresión básica no debe confundirse con la depresión esquizoide (ver Depresión esquizoide).

Todo lo anterior puede también expresarse en los siguientes términos: "La situación depresiva básica opera en el desarrollo de toda enfermedad mental (situación patogenética vivencial). El factor disposición puede ser expresado en términos de 'grados de fracaso en la elaboración de la situación depresiva infantil' (duelo). La regresión, durante el proceso de la enfermedad, reactiva la posición depresiva infantil (situación patogenética), así como promueve el empleo de la posición esquizoide (situación patoplástica e instrumental), tanto como la situación epileptoide (situación patorrítmica temporal)" (47).

La situación patogenética depresiva es el punto de partida de toda perturbación mental (ver Enfermedad Única), y llega a resolverse a través de la recreación progresiva del objeto destruido. En efecto, "un proceso de recreación, que surge en el contexto del grupo como la tarea esencial, consiste justamente en la 'recreación del objeto destruido', núcleo de la depresión básica, que perturba la lectura de la realidad, del cual son portadores los miembros del grupo" (132).

29. DEPRESION ESQUIZOIDE

Depresión generada por el alejamiento del objeto bueno, separación que adquiere el valor de un desprendimiento del yo. Es una depresión vivida en el afuera, sin culpa, en forma divalente y con un sentimiento de 'estar a merced'.

1. Depresión esquizoide y depresión básica.- La situación depresiva esquizoide no debe confundirse con la posición depresiva básica. En ésta última "observamos la presencia de un objeto total, vínculo a cuatro vías, 'ambivalencia', culpa, tristeza, soledad en relación con la imagen del propio sujeto. En la depresión esquizoide se observa el vínculo con un objeto parcial, con depositación de los aspectos buenos. Es una depresión vivida en el afuera, sin culpa, en una situación 'divalente' y con sentimiento de estar a merced" (22).

Sigue diciendo Pichon Rivière que "el sentimiento básico de la depresión esquizoide es la nostalgia. M. Klein la describió sin advertir su estructura diferenciada, cuando se refirió a la situación de despedida normal. La buena parte colocada en el objeto viajero o depositario se aleja de la pertenencia del yo. Este queda debilitado, y a partir de ese momento no dejará de pensar en su destino; y si bien la preocupación manifiesta es por el depositario, su preocupación está vinculada al estado de las partes de él que se han desprendido, creándose una situación de zozobra permanente" (22).

30. DEPRESION IATROGENA

Depresión que "se produce cuando en el proceso corrector se intenta la integración de las partes del yo del paciente, es decir, cuando la tarea consiste en el pasaje de la estereotipia de los mecanismos de la posición esquizo-paranoide a un momento depresivo en el que el sujeto puede lograr una integración tanto del yo como del objeto, y de la estructura vincular que los incluye" (182-183). Sinónimo: depresión iatrógena positiva.

1. Iatrogenia.- En general, se designa como iatrogénica a toda modificación, intervención o influencia ejercida por el médico sobre el estado de un paciente. Habitualmente tiene la connotación de una influencia que perjudica al paciente, que Pichon Rivière contrapone a una iatrogenia positiva cuando esa influencia es beneficiosa, por ejemplo, y en particular, cuando se obtiene una finalidad terapéutica través del proceso corrector.

2. Depresión iatrógena.- La represión iatrógena es considerada como el aspecto positivo de la íntervención psicoterapéutica, y "consiste en integrar al sujeto a través de una dosificación operativa de partes disgregadas y hacer que la constante universal de 'preservación de lo bueno y control de lo malo' funcione en niveles sucesivos caracterizados por un sufrimiento tolerable, por disminución del miedo a la pérdida de lo bueno y una disminución paralela al ataque, durante la confrontación de la experiencia correctora" (25-26).

La depresión iatrógena es positiva por constituir un paso indispensable para el logro de la finalidad terapéutica, que en última instancia consiste en un proceso de integración (124).

Así, en la depresión iatrógena "la tarea correctora intenta la integración de las partes del yo del paciente dispersas en sus diversas áreas; es decir, trata de conducirlo desde la posición esquizo-paranoide a la posición depresiva, a través de la cual el sujeto puede lograr una integración, tanto del yo como del objeto y del vínculo. Adquiere así un 'insight' y una capacidad para elaborar un proyecto, en el que la muerte está incluída como una situación concreta y propia, permitiéndole encarar los problemas existenciales" (123-124), así como también "el logro de una adaptación activa a la realidad con un estilo propio y una propia ideología de vida. Pero el momento depresivo de integración y la autognosis [obtenida por insight] implica sufrimiento; por eso dice Rickman que 'no hay curación sin lágrimas', pero agregamos que este sufrimiento es operativo" (183).

31. DIALÉCTICA.

Dialéctica / o: Todo lo que existe, se desarrolla, sufre un proceso constante de transformación, la contradicción es el motor de ese desarrollo. El cambio se puede producir en todos los ámbitos, pero tiene su estructura organizada en lo social, que crea las condiciones necesarias para ello. Existe una relación mutuamernte modificante, entre el hombre y la estructura social.

(F. Mora). La dialéctica, es no solo un conocer sino un hacer, es un conocimiento para la acción, “conocer por tanto, equivale a entablar una vinculación practica con la realidad, es una toma de postura respecto a esta”. El principio básico que establece la praxis es: conocer es producir. La praxis es la unidad dialéctica del trabajo teórico y práctico, la realidad es devenir y los objetos son resultado mas que punto de partida. La praxis supone la búsqueda de la unidad del trabajo teórico y practico y una idea de transformación como negación, superación y establecimiento de algo nuevo. (Graciela Jasiner).

32. DIDACTICA

En el marco de una definición clásica, Pichon Rivière define a la didáctica como una estrategia destinada a cumplir no sólo una tarea informativa, que implica comunicar conocimientos, sino además una tarea formativa, centrada en desarrollar aptitudes y modificar actitudes (207). Sus características esenciales son: es de núcleo básico, es interdisciplinaria, es acumulativa, es grupal, y es instrumental y operacional (110, 151, 207).

1. Concepto.- Pichon Rivière define a la didáctica como "una estrategia destinada no sólo a comunicar conocimientos (tarea informativa) sino básicamente a desarrollar aptitudes y modificar actitudes (tarea formativa)" (207). Se trata de una de las clásicas definiciones de la didáctica (110, 151) que Pichon Rivière retoma y ubica en el contexto de su teoría. La didáctica tiene así tres funciones básicas: comunicar conocimientos, desarrollar aptitudes y modificar actitudes.

2. Características.- La didáctica así entendida presenta las siguientes características esenciales:

a) Es de 'núcleo básico'.- "Según la hipótesis de los investigadores en el campo de la educación de adultos, la transmisión de conceptos universales, fundamentos de cada disciplina específica, permite acelerar el proceso de aprendizaje, a la vez que hace posible mayor profundidad y operatividad en el conocimiento. El núcleo básico está constituido por esos conceptos universales y [así] el aprendizaje va de lo general a lo particular" (207).

b) Es interdisciplinaria.- El abordaje interdisciplinario de una situación a estudiar implica analizar todas las partes del problema en detalle, en profundidad y en el ámbito total donde se desarrolla. "Allí se da la síntesis dialéctica entre texto y contexto" (151).

Lo interdisciplinario es considerado en dos niveles diferentes (208):

1) Interdisciplina como los aportes de diferentes disciplinas que se integran en la medida en que resultan pertinentes al esclarecimiento del objeto de estudio. Se trata entonces de trabajar en grupos formados por integrantes de diversas especialidades, en tanto conciernan al problema indagado (151, 208). Por ejemplo, "la didáctica interdisciplinaria propicia la creación de departamentos, donde los estudiantes de las distintas facultades concurren a estudiar determinadas materias comunes a sus estudios; es decir, que tendríamos así la conjunción de diversos grupos de alumnos en un mismo espacio, creando interrelaciones entre ellos" (110-111). Entre las propuestas para operativizar una didáctica interdisciplinaria de este tipo se cuenta, por ejemplo, la creación de comités de articulación interdepartamental y otros dispositivos de coordinación, agrupando a representantes de distintas disciplinas; también, designando un coordinador, encargado de establecer conexiones entre las distintas disciplinas, y un método de enseñanza orientada donde la articulación se torna fecunda al orientar en un determinado sentido la tarea específica de enseñanza de diversas disciplinas (111).

2) El otro sentido de interdisciplina "estaría relacionado con el sentido de la búsqueda de la mayor heterogeneidad posible en términos de edad, actividad, formación, sexo, en la composición de los grupos que deberán reelaborar la información" (208). Pichon Rivière asigna mucha importancia a esta heterogeneidad grupal, ya que ella "permite que cada miembro del grupo aborde la información recibida en común, aportando un enfoque y un conocimiento vinculados con sus experiencias, estudios y tareas. En un primer momento de itinerario del grupo se da una fragmentación del objeto de conocimiento, por las distintas modalidades de impacto y de receptividad frente al mismo. Esta heterogeneidad de enfoques y aportes debe conjugarse, alterándose funcionalmente, complementándose, hasta llegar a una integración o construcción enriquecida del objeto de estudio" (208).

La heterogeneidad "apunta básicamente a la ruptura de los estereotipos en la modalidad de aproximación al objeto de conocimiento, estereotipos que, por carencia de confrontación, suelen potencializarse en los grupos homogéneos" (208). Esto se funda en una regla formulada por Pichon Rivière, según la cual "a mayor heterogeneidad de los miembros [...] y a mayor homogeneidad en la tarea lograda por la sumación de la información (pertinencia), el grupo adquiere una productividad mayor (aprendizaje)" (208). Esta ley básica de la técnica de los grupos operativos es igualmente aplicable al primer sentido de heterogeneidad, es decir, a los efectos de la productividad grupal, es también necesaria la confrontación entre diversas disciplinas (151, 112).

c) Es acumulativa.- La didáctica interdisciplinaria cumple sus funciones de comunicar conocimientos, desarrollar aptitudes y modificar actitudes gracias a que emplea una técnica que redunda en economía del trabajo de aprendizaje, puesto que al ser acumulativa, la progresión del desarrollo no es aritmética sino geométrica (110, 151).

d) Es grupal.- Esta característica está indisolublemente unida a la anterior: la regla de la heterogeneidad de los integrantes y la homogeneidad de la tarea sugiere la importancia de una didáctica grupal. "Los grupos pueden ser más o menos heterogéneos (por ejemplo, estudiantes de distintas facultades) o más o menos homogéneos (estudiantes de una misma facultad); la experiencia señala la utilidad de los grupos heterogéneos en tareas concretas, donde frente a una máxima heterogeneidad de los componentes se puede lograr una máxima homogeneidad en la tarea" (113).

Pichon Rivière enfatiza, así, la necesidad de una didáctica grupal: "toda la pedagogía y la didáctica están configuradas generalmente sobre la base de una situación falsa, ya que casi siempre se refieren a una situación de dos [docente y alumno]. Sin embargo, la situación natural es grupal; por ejemplo, enseñar a un grupo de niños" (77-78).

e) Es instrumental y operacional.- La didáctica propuesta es instrumental y operacional, "porque el ECRO constituido es aplicable en cualquier sector de tarea e investigación" (151). Por ejemplo, y más específicamente en relación con la didáctica de la psicología social, "como estrategia de formación en psicología social tomamos como punto de partida la ubicación del sujeto, su inserción en un campo específico (la situación grupal). Esto le permite vivir una experiencias de campo a la vez que lo dota progresivamente de herramientas teóricas para comprender su propia inserción, las características del campo y los recursos técnicos para operar sobre él. Esta inserción en el campo grupal y la instrumentación técnica deben ser paulatinamente extendidas a otros campos de la operación de la psicología social (institucional o comunitario)" (208-209).

33. DISOCIACION

Spaltung, escisión o clivaje. Más que una defensa, es una forma de lograr la coexistencia de dos defensas dentro del yo (escindiendo así a este): una contra la realidad (renegación), y otra contra la pulsión.

La disociación aparece en el fetichismo y la psicosis, y consiste en adoptar dos actitudes independientes frente a la realidad exterior: una la tiene en cuenta, mientras la otra, por influencia del instinto, la niega reemplazándola por la producción de un deseo (realidad delirante). Por ejemplo, el fetichista frente a la realidad de la castración, por un lado niega la percepción de la falta de pene en la mujer, pero por el otro debe reconocer esa realidad.

Existe una disociación normal, instrumental, como por ejemplo cuando en el estudio debe separarse lo intelectual de lo emocional.

Celener G. y otros, "Los mecanismos de defensa y las técnicas proyectivas", Publicación interna de la Cátedra de Teoría y técnicas de exploración y diagnóstico Módulo II, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires, 1996.

Según M. Klein.- "La disociación es el mecanismo por el cual el yo y un objeto único son divididos fantásticamente en dos. La división del objeto se establece en función de las características idealizadas y persecutorias, y en correspondencia con una división concomitante del yo, estructurándose por lo tanto dos vínculos simultáneos entre un yo agresivo y un objeto idealizadamente persecutorio, y un yo lleno de amor con un objeto idealizadamente bueno".

"Esta división del objeto y del yo corresponde a un mecanismo primario que sin embargo implica ya un cierto grado de organización de la realidad caótica del comienzo de la vida, en tanto permite aislar y separar dos tipos de experiencias que se suceden en forma alternada: experiencias de unión, protección y satisfacción, y experiencias de abandono, dolor e insatisfacción".

"La disociación en sus comienzos responde a una división neta del objeto y del yo, siendo uno de los pares disociados alternativamente 'no conocido', 'ignorado', 'aislado' por el yo. Las disociaciones primarias dan como resultado objetos parciales (pecho-pene) (idealizado-persecutorio). Durante la evolución normal, y en la medida en que disminuye la ansiedad persecutoria, la disociación toma características menos rígidas en cuanto al grado de distancia entre lo idealizado y lo persecutorio, acercándose paulatinamente a una división entre lo bueno y malo, favoreciendo la síntesis depresiva".

"Dentro de la teoría kleiniana, este mecanismo es el precursor de la represión, que permite el clivaje entre lo conciente y lo inconsciente".

"Los mecanismos de disociación pueden fracasar durante la evolución por la intensidad de la envidia, la agresión o la mala relación continente con el mundo externo; en tal caso son reemplazados por mecanismos de splitting masivos y de identificación proyectiva excesiva, los cuales llevan a la desintegración del yo como medida defensiva. H. Segal dice que el yo se fragmenta y escinde en pedacitos para evitar la experiencia de ansiedad. La desintegración es el más desesperado de todos los intentos del yo para protegerse de ella. A fin de no sufrirla, el yo hace lo que puede para no existir, intento que origina una aguda ansiedad específica: la de hacerse pedazos y quedar pulverizado".

"Aún cuando la disociación sea lograda, adquiere características patológicas cuando implica una distancia rígida y excesiva entre las características idealizadas y persecutorias del yo y del objeto, ya que esto dificulta la capacidad de síntesis e integración depresiva".

"Según H. Segal, en situaciones de ansiedad aumenta la disociación y se utilizan la proyección y la introyección para mantener a los objetos persecutorios tan alejados como sea posible de los objetos ideales, a la vez que se mantiene a ambos bajo control".

"La disociación subyace a todas las defensas neuróticas en tanto tienen todas por finalidad la escisión del vínculo persecutorio con el objeto. Lo que cambia entre una y otra es qué vínculo es considerado persecutorio en su relación con el objeto. Como mecanismo adaptativo da lugar a la disociación esquizoide instrumental, a la capacidad de dejar de lado determinadas situaciones afectivas, para lograr ajuste a distintas exigencias de la realidad".

Como defensa maníaca, "los mecanismos de disociación tienden a evitar el dolor que la ambivalencia produce (amar y odiar al un mismo objeto)".

Piccolo E., "Defensas en los tests gráficos", Editorial Paidós.

34. DISPOSITIVO (F. Mora).

Hace referencia a un aparato o mecanismo que dispone o arregla una cosa. Dice Osvaldo Saidon: “Un dispositivo es alguna cosa que sirve para hacer funcionar algo. Entonces nos interesan los grupos en cuanto colocan en funcionamiento alguna cosa al interno de la institución o al interno de si mismos”.

Una definición del dispositivo psicoanalítico la encontramos en el texto de G. Lappassade, y dice: “Un dispositivo, un ceremonial, un conjunto de accesorios, con el diván, el sillón, el analista, los horarios, los reglamentos, las sesiones; en una palabra, un conjunto que define a una situación en la que lo imaginario (lo inconsciente) se verá cercado, asediado e incitado a hablar (decirlo todo), y puesto al borde de un paso al acto constantemente aplazado”.

El dispositivo grupal lo conforman: un tiempo, un espacio, un número de personas y un objetivo. Es una virtualidad propia de ese grupo. Otra característica del grupo es que está fuera del tiempo, en tanto es una máquina siempre en funcionamiento, es por eso que lo puesto en acto en la producción grupal es el tiempo de todos sus elementos. El dispositivo grupal es un instrumento imprescindible allí donde es necesario agruparse para producir una tarea. El coordinador con su sola presencia propicia el despliegue del discurso grupal. En lo grupal no se trata de invertir las jerarquías, sino de una organización circular donde el coordinador imparte una enseñanza que induce a engendrar trabajo en cada integrante.

La condición será que los que se sometan al dispositivo grupal estén dispuestos a trabajar sin que necesiten una cualificación previa. Un dispositivo grupal es el todo que encierran los elementos básicos del grupo. El dispositivo grupal lo conforman: un tiempo, un espacio, un número de personas y un objetivo. Para Gregorio Kaminsky, el dispositivo es una red de atravesamientos micro-sociales y micro-políticos que adquieren una configuración especifica, una cristalización jurídica y muchas veces, una coagulación profesional (el maestro, el medico, el policía ….), espejo ampliado que regresa a cada uno de sus actores el lugar imaginario hacia el cual conducen o desea conducir sus fuerzas y energías.

Una definición más técnica la proporciona Ana Ma. Del Cueto. “ El concepto de dispositivo ha sido usado habitualmente desde su definición escolástica mas común: como artilugio, artificio creado con un fin determinado. Defino con el nombre de dispositivo, a la red de elementos heterogéneos; este conjunto múltiple implica tanto instituciones como medidas administrativas, normas, disposiciones arquitectónicas, técnicas, lo discursivo como lo no discursivo. Entre estos elementos existe un juego permanente, un vínculo movedizo, particular e inédito. Su función particular es responder a cierta urgencia, cierta manipulación, cierta tensión y una intervención racional y concertada.

Es en un sentido micro que utilizo el termino dispositivo para tratar de desarrollar y analizar el diseño técnico eficaz y pertinente para la puesta en practica de los grupos (cualquiera sea su índole).

35. DIVALENCIA

Relación que establece el yo con dos objetos separados de valencias opuestas, y que es característica de la posición esquizo-paranoide. El yo ama y se siente amado por el objeto bueno y, por el otro, odia y se siente odiado por el objeto malo (180-181).

1. Concepto.- "En la divalencia, el yo, el objeto y el vínculo... están escindidos y la tarea defensiva consiste en mantenerlos en esa escisión, ya que si lo bueno y lo malo se reunieran en el mismo objeto, el sujeto caería en una depresión, con su secuela de dolor y culpa, en una situación de ambivalencia" (179).

No debe entonces confundirse divalencia con ambivalencia: en el primer caso los afectos de valencia positiva y negativa se dirigen hacia objetos separados: se ama y cuida al bueno y se odia y se teme al malo, mientras que en la ambivalencia se ama y se odia al mismo tiempo al mismo objeto. En otras palabras, la divalencia está relacionada con objetos escindidos (escisión), y la ambivalencia con objetos fusionados.

La situación de divalencia puede reactivarse regresivamente en las patologías (20-22) correlativamente con la reactivación regresiva del mecanismo de la escisión (ver Escisión): "el sujeto, utilizando los mecanismos de la posición esquizo-paranoide, proyecta en las distintas áreas [mente, cuerpo, mundo] ambos vínculos, el bueno y el malo, en una situación de divalencia" (122).

La necesidad de interrogarnos, de problematizarnos, es esencial en estos tiempos.

La necesidad de interrogarnos, de problematizarnos, es esencial en estos tiempos.

Comentar este post