Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Introducción al tema del Encuadre en la Situación Grupal

Publicado por Francisco Mora activado 27 Agosto 2013

Introducción al tema del Encuadre en la Situación Grupal

El Grupo Operativo: un Sistema (Des) Organizado de Reglas, Roles y Funciones.

Francisco Mora Larch.

Introducción.

Me parece que no podemos evaluar nada si no sabemos cómo y desde dónde partimos. Todo inicio, debe explicitar las reglas del juego, que se convertirán en las coordenadas que organicen el partido que se inicia en ese momento que llamamos de “fundación” o “apertura”; lo hacemos marcando el encuadre de trabajo, los dispositivos a ser utilizados. Pero creo que no terminamos de significar la importancia clave que tienen las reglas. No sólo se trata de las convenciones sociales que enmarcan el trabajo, a esto le llamamos el encuadre.

En el límite, la asunción de las reglas produce en los participantes efectos de subjetivación, ya que facilitan y promueven la participación social en el registro simbólico de los intercambios humanos, por lo que la precipitación de la diversidad vivencial del imaginario colectivo se verá reducido a niveles que permitan su metabolización y su uso, como recurso, en la vida humana.

Se dice muchas veces que “lo que bien inicia, bien acaba”. El grupo operativo aplicado al aprendizaje se constituye sobre la base de un bien organizado sistema de reglas, pero no de roles y funciones, de ahí que lo valoremos no como una didáctica más, sino una forma alternativa para lograr experiencias de aprendizaje formativas, esas que facilitan la incorporación efectiva de esquemas de pensamiento asimilados y procesados como renovados modelos de acción y que permiten realizar transformaciones en la realidad de una manera crítica y racional. La escuela sólo instruye, e instruye mal. La educación... ¿puede ser pensada como el aprendizaje de reglas, de leyes que rigen la naturaleza y la sociedad?

Las Reglas.

¿A qué reglas nos referimos entonces? Son reglas que trasvasamos y derivamos en un primer momento de la disciplina psicoanalítica, del psicoanálisis individual, luego las identificamos en una adecuación a los grupos de terapia analítica y más tarde de los grupos operativos de Pichon Riviere y del modelo francés del trabajo con grupos.

Dado un encuadre temporo-espacial y especificando frecuencia y duración, un formato de reglas mínimas es lo que sustenta la labor de aprendizaje, la regla para el inicio del proceso se puede formular de esta manera: “A partir de este momento, son libres de realizar los intercambios verbales que deseen, siempre en relación al tema objeto de estudio”. Esta primera regla, se puede complementar con la siguiente: “En el transcurso de los intercambios pueden surgir otras ideas, recuerdos, historias, anécdotas, lecturas, etc.; la regla complementaria, será de no omisión y decir lo que pensamos y/o sentimos con respecto a lo que acontece aquí y ahora con nosotros y con el grupo”.

Formulada de esta forma, la regla implica un nivel de registro que determina una metodología que se encarga de escuchar todo lo que se dice, ateniéndose al decir a través del discurso de cada uno. Las reglas constituyen el dispositivo y el grupo es grupo en función de las reglas a las que cada uno se atiene, empezando por el coordinador o monitor del seminario (o curso).

La regla complementaria para el coordinador del curso podría formularse así: “Yo coordinare el trabajo del grupo, escuchándolos y sólo intervendré cuando lo considere necesario”. En un inicio, las reglas “se olvidan”, se evaden, se reprimen, parece realidad el dicho: “las reglas son para romperse”; sin embargo, se denuncia en ello la referencia a una ley, que debe crear y recrear una legalidad en las relaciones y en los intercambios entre los miembros de una colectividad. La regla, así definida, según Bejarano (véase bibliografía) se constituye “como soporte fundamental y necesario para la instauración de relaciones sociales simbólicas”.

Cualquier sistema de reglas, como las reglas de convivencia humana, remiten a un orden, una estructura que ordena y hace partícipes a los sujetos de atenerse a una regulación que los trasciende, por lo que cualquier relación social establecida tendrá como referente universal a ese orden constitutivo de la cultura en que se nace y se vive. La relación pedagógica o educativa, como uno de tantos aspectos de las relaciones sociales se mantiene y se atiene a la legalidad emanada de la estructura simbólica referida a la ley que rige los intercambios humanos.

Las normas educativas, pedagógicas y de enseñanza-aprendizaje derivan de las relaciones sociales más amplias, y de hecho trasuntan en su establecimiento y en su función los modelos sociales y culturales más amplios. El sistema de reglas en la educación tradicional, por ejemplo, nos permite observar y detectar las concepciones del niño o adolescente como humano y como sujeto social, y cómo son derivadas de una estructura social que promueve y fomenta la alienación del sujeto, ellas aportan con altos grados de eficacia a la alienación social.

Gran parte de las concepciones educativas de vanguardia (desde Freinet, Montessori, A. S. Neil, etc), no han tenido otro fin que ocultar o tratar de contrarrestar los efectos perniciosos y enajenantes de muchas de las reglas que regulan las relaciones en el aula y en general en todo el ámbito de la institución escolar. Podemos hablar también de intentos más críticos y radicales que buscan hacer de la educación una práctica de la libertad y de rebelión social ante la opresión.

En todo caso, no se trata de eliminar toda regla, ya que no hay ser humano como tal, que no se atenga a alguna, la ley de la cultura difiere de las reglas sociales emanadas de relaciones de dominación, de opresión, de alienación y aún de represión política y social. Estas tendencias han existido y existen aún en forma enmascarada en gran parte de la cultura educativa moderna y postmoderna.

Pero no todo proceso que intenta modificar las reglas que rigen las relaciones en el aula deberían ser tildados de reformistas, es importante entender los procesos sociales como aspectos de una complejidad que no se agota nunca en esquemas de pensamiento que han derivado en dogmas y en enfoques mecanicistas, se puede colaborar desde la práctica educativa en los procesos de cambio social, que aporten en los procesos de desalienación a los educandos y a los educadores, apelando a ellos como sujetos sociales capaces de transformar las formas reglamentadas de fondo, que se mantienen encubiertas como estrategias que intentan eludir la crítica, para evitar ser cuestionadas desde una radicalidad que en los tiempos que corren, es la más requerida.

Igual que las reglas formuladas para todo tipo de experiencias grupales (t groups, grupos de terapia, grupos de diagnóstico o de formación), las reglas para el grupo operativo de aprendizaje, envían al registro o el orden simbólico, al aceptar los límites en los que los participantes del grupo tendrán sus grados de libertad reconocen una ley a la que todo mundo se sujeta, comenzando por los coordinadores del grupo.

Los Diferentes Roles y Funciones.

Acerca de los roles y funciones. Identificamos de entrada tres tipos de roles bien demarcados, son roles formales que marca el encuadre para la organización del trabajo grupal; tenemos el rol de participante, el rol de coordinador y el rol de observador. Cada rol cumple una función específica y delimitada.

Rol de Participante. Su función es hacerse cargo de la tarea, de “trabajar el material”, analizarlo y contribuir a su procesamiento en el espacio grupal. En el contexto de participante, se pueden clasificar someramente a los participantes en dos tipos de roles: a) rol de participante a favor de la tarea y el cambio; b) rol en contra de la tarea, rol de saboteador de los procesos de cambio. En una enumeración de los roles a nivel de los participantes, R. Klein describe ocho roles distintos:

Rol de líder, rol de seguidor (o liderado); rol de Saboteador; Rol de cómplice (del saboteador); Rol de chivo; Rol de chivador (o depositario); rol de portavoz; rol de disidente. Para complejizar las cosas, afortunadamente, debemos pensar también que a cada rol corresponde un contra-rol, esto permitiría por ejemplo, poder diferenciar no sólo a un líder de su seguidor, sino también a un líder de tarea, de un líder saboteador de la misma. El interés del aporte de Klein reside en ligar los diferentes roles a tres distintos ejes de tensión (ejes que permiten una ubicación determinada de todos ellos) y a las relaciones dilemáticas o dialécticas que se detectan para poder instrumentarse técnicamente desde la labor de la coordinación.

Por otro lado, hay una infinidad de roles que pueden ser jugados por los integrantes de un grupo, algunos ejemplos son: rol de líder intelectual, rol de líder social, rol de cooperador, rol del que no comprende nada. El rol de payaso o bromista, el serio, el callado, el parlanchín, el que secuestra la palabra, el autoritario, el portavoz del grupo, el quejumbroso, el rebelde, el apacible, el conciliador, el miedoso, el reflexivo, el apuntador, el astuto, el agresivo, el “duro”, el de tercero excluido, el de en medio, etc..

¿Cómo trabajar de manera integral la docencia, cómo conocer a los alumnos o estudiantes cuando no permitimos que jueguen y practiquen ciertos roles, que guardan lo atesorado por el sujeto, asumiendo y rechazando alternativas y tentativas que cuando se producen, descubren una subjetividad alienada en la censura de un superyó sádico o de un narcisismo encerrante productor de un delirio casi paranoico?, ¿Cómo organizar algo cuando no hay un des-orden o una des-organización, que sea a la vez fuente de aprendizaje de una experiencia de socialización al experimentar una vivencia, reasegurada por la presencia de un profesor-monitor que se define por sujetarse a una ética de la relación entre la ley y el deseo?

Desde la técnica, identificamos los roles consabidos.

Rol de coordinador (profesor-monitor de grupo). Coordina el trabajo grupal, su papel es de ser un “co-pensor”, aquel que acompaña en el pensar, el que piensa con uno aunque no piense lo mismo que uno; estimula el pensar, por lo que gran parte de su función es interrogadora; busca que la conciencia sea consciente de sí misma, en la medida que funge como un “yo” auxiliar que “retroalimenta” de ciertas formas el proceder de unos u otros. Cumple también la función de ser un escucha activo, desarrollando un carácter sensible y crítico, pero receptivo, de la información que intercambia con los otros, procesándola en un nivel diferente a como lo hace el grupo.

A partir de lo que se da en el proceso, interviene con algunas técnicas que buscan operar transformaciones en el nivel en que el coordinador trabaja: la relación grupo-tarea. Ahí, busca favorecer el esclarecimiento de dos tareas: una, referida a los aprendizajes intelectuales, sobre los cuales interviene de manera esporádica; y otra, referida a los aprendizajes de los fenómenos psico-sociales y socio-dinámicos que afectan el contexto del grupo. El coordinador pregunta, señala, administra información y en ocasiones formula hipótesis (interpreta) acerca de lo que sucede en un momento determinado, tratando de facilitar que los participantes piensen y procesen los aprendizajes y las vivencias experimentadas.

Rol de Observador. El observador hace un registro por escrito de lo que observa en el grupo, de lo que ocurre en cada sesión de trabajo; centra su registro (recopilación de información) mucho más en el discurso de los participantes antes que en el nivel del lenguaje corporal o preverbal. En todo caso, el lenguaje no verbal que pueda ser registrado se subordina en su procesamiento al registro de los intercambios verbales que matizan la situación que se vive en el momento; de esta forma, lo no-dicho (relaciones particulares, actos sintomáticos) cobra sentido en los usos del lenguaje que integra el nivel discursivo de los intercambios, el momento en que acto o palabra, gesto o movimiento, silencio o afecto acceden a una legalidad signada por el registro simbólico, específicamente humano.

Al final de la sesión, el observador acostumbra a hacer una devolución de información sintetizada al grupo, como una forma de brindar retroalimentación de la sesión que acaba de concluir y sobre la cual se brinda un lapso de tiempo para su análisis y procesamiento. En otra modalidad, la devolución de la información, se ubica al inicio de cada nueva sesión, con el fin de que el grupo vaya tomando conciencia de su propio proceso de desarrollo.

Organizar una experiencia de aprendizaje suele remitir al diseño de los contenidos programáticos de la materia en cuestión, con los factores clave llamados “objetivos de aprendizaje” y las diferentes metodologías y técnicas al uso acordes con el tipo de materia a trabajar; luego, en el “terreno” se entrega el programa del curso y se lo comenta con los alumnos, se habla de las convenciones sociales que rigen el proceso: exámenes parciales, promedios, trabajos, participaciones y exámenes finales. Lo cierto es que en toda actividad estamos administrando la organización de nuestro trabajo, pero cuando el trabajo es con otros, estamos a la vez administrando las actividades y el trabajo de los demás.

La Organización del Trabajo en la Concepción Operativa de Grupo.

La experiencia grupal y en particular en los grupos de formación a los que asiste el interesado en aprender la técnica de grupos operativos, se presenta como un modelo particular de aprendizaje, como un paradigma en que se vive, se experimenta y se es participe de un proceso de cambio social.

El aprendizaje en los grupos de formación se despliega sobre una planificación. Se planifica porque el aprendizaje significa cambio, que incide en los efectos negativos de lo que vivimos todos los días en la familia, la escuela, el club, la iglesia. El proceso educativo visto desde esta óptica, consiste en indagar con la ayuda del docente los esquemas estereotipados con los que actuamos cotidianamente, esquemas que son utilizados y que se ponen a prueba en el estudio de cualquier contenido curricular.

De entrada, y desde la teoría, el grupo operativo se explicita como una técnica de cambio social, que planifica la forma de contrarrestar las expresiones y efectos alienantes que producen las prácticas y actividades convencionales en educación, relaciones humanas, aprendizaje, enseñanza, instrucción, etc..

El proceso parece seguir las vías indicadas por Pichón Riviere desde los años 60s y 70s: indagar con el apoyo del docente, en una nueva función de coordinador o co-pensor del grupo, el “material o la materia prima”, con la que se va a trabajar, por ejemplo: los contenidos programáticos del curso y de ahí posibilitar su revisión y modificación, más o menos superficial o más o menos profunda con vistas a lograr los cambios deseados, pensados, e incluso permitir que esos cambios nos puedan sorprender, siendo vividos espontáneamente, más que por voluntad consciente. ¿Existiría una forma de organización para lograr esto? La concepción operativa de grupo, por la forma en que se organiza, apunta hacia tal posibilidad.

La concepción operativa organiza el trabajo de otro modo. El docente cumple ahora otra función. No se hace cargo de los contenidos, ayuda al grupo a pensar, reflexionar y abordar los obstáculos que impiden o dificultan la tarea, que es aprender. Muestra en feed back los “olvidos”, las lagunas, las contradicciones; confronta, señala, administra la información. No se hace cargo de la tarea manifiesta, aunque no la deja de lado.

Al utilizar los grupos operativos como didáctica grupal, para colaborar en los procesos de cambio y aprendizaje de los participantes, estos cambios deberían ayudar al grupo a pensar, reflexionar y trabajar los obstáculos que impiden el abordaje de las tareas; también a mostrar a través de la retroalimentación las lagunas, los olvidos, las contradicciones y las dificultades que impiden procesar de forma integral y creadora el tratamiento de la información.

Es decir, si los grupos operativos se proponen inducir cambios definidos y definibles en los participantes, las nuevas tareas en el aula podrían facilitar los procesos que se inician, y en parte se resuelven cuando cambia y se transforma la función docente. En términos formales, la organización del trabajo usando la técnica operativa es bastante sencilla. Diseñado el Programa, lo que debe preverse es que el estudiante este en posesión del material que se requiere para cubrir el programa curricular, y que pueda realizar el trabajo de desmenuzamiento de los temas a revisar en cada sesión de clase.

La actividad en el aula exige el trabajo previo de lectura del material según el programa temático ya calendarizado. Cuando esto está resuelto, es el trabajo previo del docente, el entrenamiento y la supervisión de las aplicaciones, lo que constituye la primera dificultad en la labor de corrimiento que experimenta la nueva función docente, que va de la exposición tradicional hasta el trabajo de transformarse en un facilitador, en un coordinador del trabajo grupal, de ser ahora un co-pensor con los alumnos y no pensar por los alumnos. Renuncia a la omnipotencia.

Si tomamos el modelo convencional, el docente diseña su programa, con los contenidos y las actividades a realizar en el semestre. Serán “las formas” de trabajar o funcionar las que se verán afectadas de inicio, ya que el grupo de enseñanza es un grupo que opera y práctica el aprendizaje, no se le enseña al alumno a aprender, el estudiante se ve “obligado” a estudiar y cooperar desde sus propios recursos a la vez que observa la co-operación de los otros, y si esto hace, hay otro factor: se puede aprender y utilizar los recursos de otros, se aprende de ellos disintiendo o ratificando los propios puntos de vista acerca de lo que se investiga, de lo que se consulta y de lo que se piensa.

Pero estos intercambios están de entrada regulados por una serie de reglas, así podemos indicar que la técnica operativa está organizada desde un inicio con:

a) un encuadre, que es el marco formal y convencional, es decir el espacio temporal para trabajar (aula o lugar, horarios y frecuencias de reunión).

b) Luego están las reglas a las que todos se ven sujetos para el trabajo, empezando por el coordinador o docente de la materia; las reglas regulan los intercambios, se empiezan a identificar como “dispositivos” o mecanismos que facilitan y organizan el trabajo de otra forma.

c) tercero, la especificación de los roles que serán asumidos y jugados por el grupo en su conjunto para allanar el camino del aprendizaje.

La cuestión del aprendizaje o del cambio y la instrumentación operativa eficaz del Docente.

Quisiera abordar la cuestión y poner énfasis en este aspecto del aprendizaje o entrenamiento efectivo, la técnica se propone como una opción de aprendizaje formativo, más que informativo, donde el estudiante, sale distinto de esta experiencia didáctica, formado, por un entrenamiento que lo hace ponerse a prueba en su capacidad para las relaciones, para co-operar social e intelectualmente, para convivir y establecer vínculos más allá de lo meramente superficial y convencional; por ende, desarrolla un nivel de sensibilización que le permite instrumentar las técnicas que a nivel teórico se están revisando intelectualmente y las que están siendo instrumentadas por él y los otros en la experiencia concreta.

Lograr esto supone una forma organizativa que facilite integrar procesos antes que verlos por separado: por ejemplo, primero la teoría, luego la práctica; esta organización parece dominar en mucho la didáctica que se ejerce en la Universidad, con lo que se promueve una disociación flagrante que impide la síntesis entre conceptos teóricos y operativos.

En el transcurso mismo de una experiencia formativa, en el aprendizaje de la entrevista psicológica y motivados por las lecturas del material teórico y por la vivencia de experimentar una “nueva forma de aprender”, el docente involucrado en un proceso de formación apuntó sin proponérselo, a que se cuestionarán y se replantearán no sólo sus metodologías de enseñanza aprendizaje, sino sus actitudes personales, sus esquemas de pensamiento, la forma en cómo, sin darse cuenta, ha funcionado como modelo social, transmitiendo con ello, más allá de los contenidos curriculares, ideologías y valores, costumbres y formas de ser y hacer, de relacionarse e implicarse, de aburrirse, decepcionarse o de actuar con buenas intenciones; intuyendo que esto resulta muchas veces poco eficaz, pero con la inquietud de querer y desear instrumentarse en algo olvidado, en la forma en cómo iniciamos, establecemos, organizamos, desarrollamos y luego mantenemos o perdemos vínculos humanos.

Sin desearlo, y de entrada, el coordinador de un grupo operativo, estando claro en su función transmite de manera inevitable un modelo no sólo de aprendizaje, sino sobre todo unos modos de relación con la tarea y los participantes que privilegian el escuchar, antes que el hablar, observa sin el prejuicio objetivista de cosificar o etiquetar a un sujeto, o una acción o un intercambio entre humanos; cuando interviene, lo hace tratando de que esto sea en función del aprendizaje y de ayudar a esclarecer en otros lo que dicen, cómo lo dicen, desde dónde, y como repercute ese mensaje en los que lo reciben, señalando condensados de significación y/ o deslizamientos de significado.

El profesor-monitor, dejando libre a la función adaptativa del alumno, “estimula” la presencia del sujeto social; la subjetividad, desactivada por los mecanismos disociativos de la formación escolar se reactiva como el ave que vislumbra la jaula abierta, produciendo entonces reacciones encontradas en los sujetos: ¿de qué se trata esto?, ¿trabajar, esforzarse? No. Entonces: inhibir toda iniciativa, o actuar con toda la angustia de acercarse a la abertura-aventura que se ofrece como ocasión de liberar la imaginación. Esta podría ser una forma de describir el inicio de toda experiencia grupal no directiva.

Un esquema conceptual en acción.

Todo la descripción no es más que una forma de cómo en la base de nuestro trabajo hay toda una concepción organizativa de la academia donde se discriminan de entrada funciones particulares y especificas para cada rol estipulado desde las reglas que rigen el trabajo de aprendizaje.

Hay un desarrollo temático “libre”, a veces parece inconexo, “falta estructura” ya que se ha abandonado la función de autoridad por el saber y el ejercicio de poder que la asunción de esto supone, por lo menos a nivel funcional, por lo que no hay pautas que provengan de esta para organizar el trabajo, las pautas aparecen difusas, están dadas por las inquietudes individuales o subgrupales: el grupo recrea en su nivel el tema y las formas de abordarlo. Se trata de que no haya límites a la espontaneidad, se trata de organizar un desorden, de ordenar una desorganización, por lo que no hay de pronto un solo centro de interés, sino múltiples niveles de abordaje de la temática.

La idea es si uno puede tolerar la ansiedad despertada por la renuncia al rol conocido, y aventurarse a lo desconocido, en busca de lo que no se sabe. El coordinador de un grupo ha desarrollado un esquema conceptual referencial y operativo (ECRO, le llama Pichón Riviere), instrumento de su praxis, vía el estudio, la experiencia y la práctica de compartir, de organizar, de hacer y convivir con grupos. Pero esto no reasegura ni garantiza que los miedos y temores se hayan exorcizado y no aparezcan en cada nueva experiencia.

El ecro es una estructura estructurante, expresa la subjetividad particular que funciona como “el comando” con el cual cada uno de los seres humanos opera en el mundo externo y en relación consigo mismo, constituye al sujeto como ente social, más que psíquico; al igual que el aparato psíquico en Freud, el ecro no es asimilable al cerebro y no tiene una localización anatómica, si bien tiene una superestructura y una infraestructura, esta última expresión del desarrollo socio-afectivo del sujeto, índice del grado de “madurez emocional” o si se quiere del grado de estructuración de la personalidad; la primera, como estructura subjetiva, contiene las ideas y pensamientos, portadora de la ideología y de las concepciones del mundo y de la idea que se tiene de sí mismo.

Así, el coordinador de un grupo participa de la dinámica grupal desplegada por el actuar sobre la temática, desde un ecro, desde una subjetividad más o menos explícita (sobretodo para sí mismo), cuya función consiste en ayudar a otros a auto observarse y lograr un mayor nivel de auto-conocimiento en el proceso de aprendizaje grupal. Su actitud es más receptiva que “activa”, por lo menos desde la apariencia. Pero creo que sobretodo, la actitud fundamental que transmite es la de estar, por lo menos en lo que dura cada sesión, disponible a un cien por ciento para el grupo, en ese momento no hay ningún otro interés que lo perturbe o lo descentre de su función.

Los estudiantes, van internalizando vía los procesos identificatorios, un modo de operar introducido por la presencia de los otros y por la función particular que cumple el coordinador del grupo operativo. Así, deducimos que sin saber bien a bien, el estudiante va interiorizando unos modos de operar en función de su aprendizaje, cuya forma de relación introyectada va asumiendo algunas de las características del grupo de pares y del modelo de acción de un coordinador e incluso un observador de la dinámica grupal.

¿Algunas de estas características? Se atiende no sólo al qué sino también al cómo.

Se está en la temática a la vez que se toma distancia de ella, se es receptivo a las intervenciones y al tipo de intervenciones, indaga los supuestos de una intervención o una argumentación (el gran preguntón, dice Foladori), confronta sin agredir, está abierto a las nuevas ideas, libera su imaginación, recurre a metáforas, analogías, cuentos, historias, dichos y refranes; asocia libremente o flota atentamente sobre el magma de significaciones grupal, busca conexiones impensables, ilógicas, no se toma tan en serio, atiende a los lugares comunes, no teme a la crítica, se permitir jugar y disfrutar la experiencia, provoca (con respeto o sin él), busca condensaciones de sentido, deslizamiento de significantes, hace, como diría Braunstein N., una “lectura sintomal” de los discursos, de los lapsus, de los errores, de los olvidos, busca agujerear y hacer porosa la membrana de la lógica formal que nos envuelve paralizando la mente y la imaginación, ya que esta lógica envilece la capacidad receptiva de los estímulos externos e internos; uno de sus privilegios es el de estar siempre atento al registro emocional y a la dimensión afectiva que se activa en todo acercamiento a la realidad social y humana, en todos los intercambios sociales en los que nos movemos y en los que nos vemos incluidos.

Recapitulación.

Cuando se trabaja en y con grupos, debemos ser muy conscientes de los fenómenos psicosociales que se activan y repercuten sobre la experiencia de aprendizaje; si el docente se plantea un cambio en su didáctica y desea utilizar las potencialidades de los aprendizajes ya en posesión de los alumnos, será necesario organizar el trabajo en función de:

1. Establecer un encuadre claro, referido a tiempo, lugar, frecuencia y duración.

2. Poner por centro la tarea, el tema manifiesto y explícito que en cada clase nos reúne; a la vez, que

3. Discriminar e identificar los diferentes roles que se jugarán para el logro de la tarea.

4. Realizar un corrimiento en relación a la función docente; no se será más el poseedor de un saber, sino el facilitador de los procesos de aprender, organizará el trabajo de los estudiantes, pero no hará el trabajo por ellos.

5. Establecer clara y explícitamente las reglas del juego, roles que se jugarán, tipo de asistencia, responsabilidades, compromisos, evaluaciones, etc.

6. Hacer una devolución continua y paulatina de las dependencias emocionales e intelectuales que generan y mantienen los estereotipos culturales e institucionales.

7. Entender que todo problema que surja en el proceso, concierne a todos y poder visualizarlo desde una óptica que permita entender las dificultades en el proceso de cambio. El problema surge como expresión de la resistencia al cambio y deberá ser tomado como objeto y a la vez herramienta para resolver y superarla, clarificando la función de reaseguramiento de la misma.

8. No ceder, ante las resistencias al aprendizaje, sean francas o abiertas y las larvadas; y la única forma de hacerlo es no cediendo a la demanda sino analizándola en situación, aquí y ahora.

Si la función es pensar con el grupo y no por el grupo, facilitar por su nuevo rol que el grupo mismo piense el problema o el obstáculo como una oportunidad para el logro de la tarea a alcanzar; todo problema que se enfrente con la nueva forma de organización, será a la vez, fuente de aprendizajes permanentes.

Bibliografía

Adamson, Gladys. (s/f) Acerca del Grupo operativo. En www.psicosocialdelsur.com.ar recuperado en 2008

Anzieu, Didier. (1980) El Grupo y el Inconsciente. Biblioteca Nueva, Madrid.

Cirigliano; Villaverde (1987) Dinámica de Grupos y Educación. Ed. El Ateneo. México.

Díaz Barriga, A. (1991) La Entrevista a Profundidad. Rev. Tramas. No3. pp 161-178. U.A.M. Xochimilco, México.

Devereaux, George (1980) De la Ansiedad al Método en las Ciencias del Comportamiento. Siglo XXI edits. México.

Gear, M. y Liendo, E. (1977) Psicoterapia Estructural de la Pareja y del Grupo Familiar. Ed. Nueva Visión. Bs. As.

Foladori, Horacio. (1984) Grupo Operativo: el Modelo Didáctico. En Rev. La Nave de los Locos, No. 8 UAMSNH., Morelia.

Foladori. Horacio. (2002) El Grupo De-Formación, ed. de la Universidad Bolivariana, Santiago.

Klein, Ricardo. (2004) El Trabajo Grupal. Editorial Lugar, Buenos Aires.

Mora Larch, F. (2010) Grupos operativos en educación y salud. Monterrey, Focim.

Mora Larch, F. (1992) Pensar lo Grupal. En Internet : www.geomundos.com/salud/psicosocial recuperado en 2005

Pichón Riviere, E. (1971) Del Psicoanálisis a la Psicología Social. 2 Tomos. Galerna Bs. As.

Rolla, Edgardo (1962) Psicoterapia Individual y Grupal. Ediciones 3. Buenos Aires.

Rolla, Edgardo H. (1981) La Entrevista en Psiquiatría. Ed. Galerna Bs.

Monterrey, Octubre del 2005.

Introducción al tema del Encuadre en la Situación Grupal

Comentar este post