Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Minuta de sesión grupal. 20 de Abril.

Publicado por Roberto Martínez activado 22 Abril 2013

Minuta de sesión grupal. 20 de Abril.

Pensar lo complica todo.

Sesión del día 20 de Abril. 3:27PM.
Se discute “El pensamiento complejo”, texto de Edgar Morin.
Rol de Observador a cargo de Roberto Martínez.

La sesión comienza. Hay dos compañeros que recién se integran al grupo, B y T. Hay silencio, como casi siempre a los inicios de nuestras sesiones, esperando que alguien diga algo sobre el tema, sobre sí, sobre lo que estábamos platicando, sobre algo.

Se espera quién encienda la discusión por el lado correcto, o en su expresión más ansiosa, por donde sea. Sin embargo, éste silencio es diferente. Sólo hay 4 integrantes, E –quién reingresa al grupo después de haber tomado un receso a causa del trabajo que representaba avanzar a su tesis-, B –siendo esta su segunda sesión, después de que la primera fuera infructuosa. Nadie asistió.-, T. –compañero que dice haber sido “secuestrado” por B para asistir y que sin embargo se muestra totalmente receptivo a la propuesta teórica y grupal- y R como observador.

T comienza. Él no ha leído el texto más que lo que ha podido aprovechar minutos antes de iniciar y los momentos de silencio al principio de la sesión. Da entrada relacionando lo poco que leyó con su experiencia en ponencias y conferencias, donde él percibe el lenguaje como una barrera para comunicar el conocimiento. Identifica que la jerga utilizada por médicos o especialistas en diferentes áreas es sólo efectiva para quien posee el conocimiento de lo que dice. Términos, tecnicismos, conceptos y demás sólo se presentan audibles a un público muy limitado.

¿Qué tanto se pierde cuando esta información se da al público, iletrado por lo general, en esos asuntos? Parece que la única función que cumple el lenguaje así es la de darle sentido de pertenencia a los gremios de donde proviene tal conocimiento.

Este uso del lenguaje complica el ser pensado.

El coordinador interviene y hace un matiz. Nos recuerda, con Freud, que el lenguaje es estructurador, nos inserta en la cultura, nos permite abordar la realidad y nombrarla, poseerla y poseerse. Llamar y llamarse.

Entonces ¿Cuál es la intención, más bien, del lenguaje hoy día? ¿Cuándo hablamos aclaramos o acomplejamos? Nos queda claro que el lenguaje puede ser también ruido. Pero el ruido también es sonido. Sonido necesario para escuchar algo y ser. No se puede despreciar, no está en nuestras posibilidades.

T parece haber comprendido y asiente con el coordinador. Se integra conocimiento. Hay silencio. T le pregunta a E que qué piensa. E se ríe y dice, entre broma y broma, no poder pensar sencilla ni complejamente. Dice no sentirse tan segura pues no conoce a los nuevos integrantes –B y T- y el único con quien ha interactuado más anteriormente, y quien se encuentra ahí, es R que está como observador.

También señala la falta de L y F, quienes no se han presentado. Rápidamente T –de nuevo receptivo- le dice ¿quieres que te hable más de mi?, E dice que sí y T comienza. Una vez que se presenta con sus quehaceres, destellos de personalidad, gustos, edad, y hasta estado civil, las ansiedades se apaciguan. E también se presenta en respuesta. Maestra. Área infantil. Tesis. Gusto por los gatos, entre otras cosas. También menciona su edad. B se presenta y aclara la situación de compañerismo entre ella y T. Son parte del área social de la licenciatura en piscología de la U. Mientras B se presentaba llega L.

Al parecer después de haber disgredido sobre el uso del lenguaje –que se traduce en comunicación y sus formas- se usaron los recursos personales de comunicación para calmar angustia y esbozar los inicios de un vínculo. Ésta no se pudo haber disipado de otra manera. El cura por el habla se hace presente en una versión minúscula pero que deja claro que el lenguaje puede ser una herramienta, y como herramienta, ser usada para construir vínculos.

L se da a conocer percibiendo el hilo de la conversación. T se presenta ante L pues no estaba él cuando T lo hizo. Hay un momento de aparente recreo después de que L se presenta. E menciona que momentos antes le hacía falta un interlocutor conocido porque “no podía” hablar. Aparece en dicho la angustia ante los cambios, lo inédito de la situación.

T menciona que ha notado que cuando habla sobre lo que hace en su vida cotidiana o académica usa a B para validar sus puntos, se refiere en ella, cosa que no cree haber hecho en ningún otro lugar. Identifica vulnerabilidad. De pronto surge L con el señalamiento del nuevo corte de cabello de E, él no lo había visto. T dice que se ve bien. B concuerda.

E expresa que le han hecho burla diciendo que se parece a Dora la exploradora. L corrobora el nombre de T. T responde. E dice sí, como el de Candy Candy. T se duele y hablan de lo actual de las referencias a los nombres, apariencias y edades. Regresan al tema de los cambios y T dice encontrarse con un grupo al que le pasa algo, que quizá haya una historia triste detrás de la condición actual en la que se encuentra. L contesta secamente que pues así está.

E habla de nuevo sobre las faltas de otros compañeros, que algo está pasando y no se ha hecho nada para cambiarlo, o que quizá es ése el nuevo rumbo que ha de tomar el grupo junto a estos nuevos integrantes.

Después de todo, lo importante es lo que se haga con lo que se tiene, y hacerse de lo que falta. Al cabo de un rato, en el recreo del grupo, el coordinador esboza el cierre, mencionando de nuevo lo inédito de la situación, que el grupo se manejó en una situación delicada y que bien podría haber él intercedido en la direccionalidad para que los integrantes nuevos y antiguos se conocieran.

Sin embargo, no fue así. El grupo, como estaba, hizo uso de los recursos que contaba en el momento.

T habla sobre sus experiencias y esquemas de trabajo en otros grupos, haciendo énfasis en el gusto que siente por éste nuevo método al que se siente emocionado por integrarse.

El coordinador interviene por última vez aclarando que lo hecho durante la sesión bien pudo haber tomado otro rumbo, que al igual que con el lenguaje, el pensamiento y lo complejo, existen para ser abordados y hacer de ello algo operativo y "funcional".

Deja en el aire la pregunta, después de lo que ha pasado el grupo, con los integrantes que se han ido y los que han llegado para nuestra fortuna: ¿Qué podemos hacer?

Minuta de sesión grupal. 20 de Abril.

Comentar este post