Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Troquelados subjetivos....

Publicado por Juan Antonio Cortes. activado 5 Abril 2013

Troquelados subjetivos....

Viñeta Clinica

Juan Antonio Cortes.

23 de Marzo 2013

Se comenzó hablando sobre el capitalismo y cómo ello tiene un efecto en la gente de seriación, tal como lo llamó Sartre y del cual hablábamos en sesiones anteriores.

De ahí el diálogo giró en torno de cómo se llega a ser un grupo y cómo se cae en cuenta que el grupo se diga ¡ya piensa!, ¡responsabilízate!

E inmediatamente se continuó hablando de la plática con un amigo de B. N, quien iba a dar una clase en la que supuestamente se tomaría con un tema libre, pero que a la vez se contradecía en el acto.

Comienzan a surgir risas y miradas entre los mismos miembros. M. comenta que el texto le parece muy repetitivo pues había conceptos que ya se han visto anteriormente y que le parece que el texto invita a hacer un grupo primario, que le habla de lo que se está haciendo, del cómo se interactúa, que es algo que es pedido.

Luego, a pregunta expresa se dijo que ¿cómo se relaciona una familia? Y a opinión de M. no tiene que haber un tema en común y aun así se quiera o no se conforma un grupo.

B. N. dice que con lo que inició es una queja, porque hizo muchas cosas durante la semana que la hicieron sentir presionada a leer bastante, y luego se refirió al tema del grupo diciendo que en la integración es el medio y que el grupo es el fin.

Continuó M. diciendo que todavía no hay un grupo seguro porque unos salen y otros entran, que no nos hemos agregado en Facebook, que si ya sabemos qué nos gusta y qué cosas no nos gustan.

B. N. interrumpe para decir que la diferencia es que los temas van dirigidos a cosas de trabajo, teóricas y un poco más terapéuticas, a lo que M. dice que por eso le parece repetitivo.

C. dice que para ella ya hay un grupo por las cosas que se dicen y que se comparten y por el reencuentro con lo que se recuerda, se piensa, y es la manera de conocerse y hablar de uno mismo para los otros.

Entonces B. N recordó que el día anterior vio a C. y la saludó pero ella no le regresó el saludo, pero C. le responde que no la vio porque de noche no ve bien, y además que no focalizó.

El Coord menciona de la dificultad para establecer vínculos en estos tiempos, habla sobre el descubrir que se tiene que hacer vínculos y la calidad de esos vínculos.

Después se habla del saludo. Al inicio de la sesión se saluda con beso en la mejilla y a veces hasta de abrazo y que cuando J. A. entró solo da un cacheteo sin tomar que el vínculo también se da desde el momento de la recepción, entonces M. interrumpe para decir que a ella no le gusta saludar.

B. N. Habla de un experimento que realizó otro amigo de ella en el que quería beso en la mejilla, pero el no quería beso en la mejilla. Continua diciendo que es extraño que no le gusta ni saludar a sus amigos más cercanos y aunque se tengan mucha confianza o se digan sus secretos más íntimos o atraviesen por crisis y ejemplifica su amistad con G. A. refiriéndose a su amistad con un nos tenemos que acercar pero que a veces también pasa por un temor al compromiso de las relaciones, entonces se comienza a cuestionar qué es una amistad.

el coordinador comenta sobre la desconfianza en los tiempos actuales, la voluntad propia y compromiso.

Luego B. N. dice que suele sostenerse, apoyarse en ella (G)

El coordinador recurre a una canción llamada “Apóyate en mí” y habla del saludo "USUAL EN ESTOS TIEMPOS" donde uno pega suave con la mano, así como de pasada¸ y habla del libro “Amor liquido” y sobre el libre mercado que posibilita y explota los recursos, el abuso, y no es regulada por ningún ente empezando por el Estado, que es el que debería actuar como regulador, como pasaba hace decadas, donde adelgazaban la intervención en la oferta y la demanda para que no se incrementaran los precios; quien monopoliza incrementa los precios sin importar si se puede comprar o no lo que se demanda, es la llamada Ley de la selva donde sobrevive quien pueda sin tomar en cuenta que así se pierden muchísimos empleos.

El sistema neoliberal que se está implementando en casi todo el mundo, tal es el caso de España, Portugal, Chipre y otros más que en otrora eran potencias hoy están en banca rota y dejan los derechos laborales en peligro porque las ganancias solo alimentan a los capitalistas.

El saludo es pasajero. Cómo las parejas no son capaces de establecer un vínculo, y no solo entre ellos o cuando las cosas van bien, sino cuando las cosas van mal, en las que en la actualidad pareciera que a cualquier dificultad se rompe con esa relación, es por ello que debe considerarse el saludar pues es una sutil muestra de afecto.

C. habla de un bloguista que en una ocasión visitó Estados Unidos y con las personas que convivió intentó saludar de beso, pero, estos reaccionaron de manera extrañada como diciendo “espérate”.

Como el ejemplo de los ingleses quienes son más fríos, y no comúnmente saludan de mano o beso, pero que reemplazan cortésmente ofreciendo el té.

M. vuelve a decir que no le gusta saludar, que no le gusta establecer ningún tipo de vínculo.

El coordinador comenta que detrás de cada banalidad hay un .....otro? necesitado de afecto y que es racionalizado como un no necesito del otro.

Entonces, M. dice que desde la escuela en la que su mamá trabajaba ahí, que sus amiguitos la buscaban por conveniencia y que después sí le trajo dificultades pues siente que todo saludo es hipócrita porque cuando veía a sus primos todo eran insultos, golpes, y cuando fue a vivir a casa de sus abuelos inmediatamente la rechazaban y se burlaban porque padecía dislexia. Todos los familiares llegaban ahí donde estaba porque iban a visitar a su abuela y su mamá le decía que tenía que convivir, pero ella pensaba que para qué si ella simplemente no quería.

El coordinador dice que quizás no se trata de que no le guste, sino que no le gusta porque es la marca de la experiencia pasada.

Se dice que el grupo es el espacio idóneo para abrirse, para hablarlo.

C. dice que lo que se acababa de decir era distinto a lo que ella dijo de una necesidad de crear vínculos.

Luego, M. explica que ahora cualquier tipo de vínculo que hace lo hace por conveniencia, desde que cursaba la secundaria y la preparatoria, tal como pasó también con su novio a quien no quería en un principio y que sus amigas la incitaba a andar con él, la empujaban a ver qué salía, fue así como aceptó y en él encontró alguien cálido, alguien con quién hablar, y como tampoco tenía muchos amigos pues salían juntos a todas partes hasta que les dijeron que estaban muy pegados, y él fue haciendo nuevos amigos y otros vínculos y eso la puso muy mal, y cayó en depresión.

Cuando falleció su abuela su novio no estuvo, y tenía temor de la muerte, y cuando veía que alguien se morí, lloraba porque de seguro eran como ella que no tenían a nadie, todo esto durante un tiempo hasta que se dijo a sí misma que ya era hora de cambiar.

Prosigue con que en la actualidad sigue intentándolo y que a veces se paraliza por el miedo, y pregunta “¿qué hago?” “¿qué digo?” por ese temor a que la rechacen o que le hagan algo, la insulten, pues estas cosas le dan muchas ganas de llorar porque es algo que ella no puede controlar.

Entonces, B. N. cuestiona “¿qué se considera un rechazo? A lo que le responde M. que se burlen de ella, por ejemplo, como cuando se emociona mucho ella suele tragarse palabras ya demás porque padece dislexia.

El coordinador dice que lo observado le parece interesante, que no ha habido errores de dislexia en las participaciones de M, y hubo fallos en épocas tempranas en donde hubo ese tipo de vínculos que fueron creando desconfianza es la que la hacen rechazar antes de ser rechazada, como una autodefensa, en función de que el otro quiere algo del ella.

M. continuó, afirmando esto diciendo que de hecho cuando conoció a su novio, le dijo ¿qué pretendes conmigo?, a lo que el coordinado prosigue diciendo que el espacio grupal está condicionado por lo que ella traiga acá (al grupo).

Que lo repetitivo pasa por uno mismo porque siempre es lo mismo aunque no siempre seamos el mismo, esa necesidad de crear vínculos pero aun así sentirse rechazada, o el valor para atreverse a "balconearse" y abrirse, no como quienes teorizan mucho y no se toman en cuenta lo vivencial.

¿Cómo le llegó a B. N. lo que decía M.?

B. respondió que se le humedecieron los ojos mientras M. relataba, ella reía, y se preguntaba ¡¿Por qué no llora?!

Entonces el coordinador comenta que quizas ...una proyección de M. que hace que B. N. llore y dice que eso se hace para que las cosas no se desvirtúen. Es cuando resonamos en el otro, si no, no podemos ser psicólogos.

Troquelados subjetivos....

Comentar este post